Ellas

¿Eres tímida y cohibida?

Cohibirse ante las oportunidades que brinda la vida es una actitud negativa que no trae buenas consecuencias

La timidez constituye un verdadero enemigo para lograr el triunfo en la vida, en algunas ocasiones hay causas que justifican la existencia de la timidez excesiva, pero otras es imposible determinar el motivo de ella y muchas veces ni siquiera la persona afectada se da cuenta de lo que sucede. ¿Crees tener demasiado temor a las circunstancias y por lo mismo has dejado escapar algunas buenas oportunidades sólo por preferir no sentirte incómoda? Responde las siguientes preguntas y conoce el grado de timidez que te caracteriza.
1.- ¿Te sientes agredida cuando alguien indaga sobre tu vida personal, sobre todo si es alguien a quien acabas de conocer?
2.- Si tienes que tratar algún asunto con una persona que está lejos de tu ciudad, ¿prefieres escribirle un e-mail que telefonearle?
3.- ¿En reuniones familiares o de amigos normalmente eres de las más calladas?
4.- ¿La principal razón por la que no te has casado es por temor a lo que vendrá después?
5.- El temor de dirigirte a una persona desconocida, ¿puede impedirte tramitar un asunto importante?
6.- ¿Evitas mirar a los ojos de la persona con la que mantienes una conversación?
7.- ¿Te ha sucedido que tu nerviosismo llega a hacerte tartamudear?
RESULTADOS:
MÁS DE 6 RESPUESTAS AFIRMATIVAS:
Tu timidez es en verdad grande y hay que preocuparse por esto, debes consultar a un psicólogo porque este problema llegará a afectar seriamente tu vida, sino es que ya lo está haciendo. Lo mejor es que comiences a ser un poco más sociable, verás que te agrada saber que otros se interesan en tus cosas.
DE 3 A 5 RESPUESTAS AFIRMATIVAS:
Tu timidez es grande, pero no ha llegado al punto de resultar alarmante, puedes modificarla con una gran fuerza de voluntad, pues tu timidez ocasionalmente puede justificarse y generalizar con los temores que tiene casi todo el mundo.
MENOS DE 2 RESPUESTAS AFIRMATIVAS:
No hay timidez de ninguna clase en tu interior, por el contrario, puedes presumir de ser una persona demasiado audaz y “lanzada”, a la que raramente se le presentará un obstáculo que no puede derribar para seguir adelante, lo cual habla muy bien de ti como alguien tenaz y arriesgada.