Ellas

Ariel Lacayo Argueñal, un hombre con buena sazón

La cocina y los vinos son su gran pasión. Ha tenido el placer de cocinar para la familia Clinton, para el cantante Enrique Iglesias, el boxeador Julio César Chávez, para la famosa actriz Bet Miller y el famoso diseñador Calvin Klein

Tania Trejos

De personalidad extrovertida y perfeccionista, a Ariel Lacayo la vida le ha brindado muchas oportunidades que ha sabido aprovechar y actualmente es propietario de unos de los restaurantes más calificados de la capital.
Ariel Lacayo Argueñal nació el 28 de junio de 1958. Desde niño, sus padres le inculcaron el espíritu de superación y le mostraron cómo alcanzar el éxito. Su padre, don Ofilio Lacayo, le enseñó las mejores técnicas para administrar un negocio; y su madre, Amalia Argeñal (q.d.e.p), le mostró los mejores trucos en la cocina.
Nos cuenta que desde niño le gustó todo lo relacionado a las comidas y sobre todo innovar en los platillos ya creados, darles un piquete de sabor diferente, pero delicioso.
A los 18 años, estudió Administración de Empresas en Georgia State University, luego cursó en French Culinary Institute de New York, Sommelier en Wudow of The World New York y un Master Sommelier en Sommelier Society of New York.
No cabe duda que Ariel Lacayo ha puesto todo su empeño para ser uno de los buenos en el campo de la cocina y los vinos.
“Siempre me ha gustado la cocina, desde niño he tenido una pasión y entrega, porque me gusta combinar sabores”, afirmó.
En 1983, cuando radicaba en Nueva York, comenzó a trabajar en el Restaurante “Il Cantinore”, que se especializa en comidas italianas. Nos comenta que en este trabajo le fue muy bien, hasta que decidió fundar su propio negocio en compañía de un amigo.
“Ariel y Michael” era el nombre del primer restaurante de Ariel Lacayo. Luego nació “Patria”, un restaurante ubicado también en New York y que causó furor en las celebridades latinoamericanas y norteamericanas de aquel momento.
Según Ariel Lacayo, “Patria” se especializaba en los mejores platillos típicos de cada país latinoamericano, pero con un toque culinario diferente y exótico.
“Siempre trabajé los platos en compañía de un chef, yo era la parte creativa y él llevaba a cabo la preparación”, aseguró.
Después de 20 años de vivir en Nueva York, su padre le propuso que pusieran un restaurante en Nicaragua, pero con un concepto diferente. La idea era un local al aire libre, elegante y con platillos criollos, bien hechos y bien presentados.
Hoy, Ariel Lacayo dirige el Restaurante El Tiscapa y nos comentó que durante los 5 meses de existencia ha sido todo un éxito.
¿Cómo es Ariel Lacayo?
Define su personalidad como extrovertida, alegre, con mucha energía y positivismo. Innovador y creativo.
Exigente y perfeccionista son sus mayores defectos, aunque al final, éstos han sido parte de su éxito.
Su sueño
Lacayo sueña con tener la felicidad y que cada día no le falte la paz interior y la tranquilidad.