Ellas

Celia Margarita Camacho


A sus 24 años, Celia Margarita Camacho es vicegerente del Restaurante “María Bonita”, presentadora de televisión, modelo y vocera de la junta directiva de Judenic (Juventud por la Democracia de Nicaragua).
¿De dónde saca tiempo para tanto? Pues Celia nos contó que su horario es flexible. “Yo misma me encargo de hacer mi tiempo, de ésta manera me desarrollo completamente en cada una de mis ocupaciones”, lo que nos confirma que es una persona organizada.
Multicultural
De padre mexicano y madre nicaragüense, es nacida en tierra pinolera. Cualquiera pensaría que Celia solamente creció entre dos culturas, pero no es así, desde pequeña viajó por el mundo, debido a la profesión de su papá, don Gerardo Camacho, quien en aquellos tiempos trabajaba en el equipo diplomático de la embajada de México.
“No me formé entre dos culturas, yo diría más bien que soy multicultural. Crecí en diferentes ambientes. Mis primeros años los viví en Israel, luego siguieron Rumania, México, Haití y República Dominicana. Tenía quince años y había absorbido gran parte de la cultura dominicana”.
Fue en ese momento que a su papá le destinaron Irán como próxima estadía. Celia hubiese tenido que andar tapada, como toda mujer árabe, de no ser porque sus padres decidieron retirarse de la vida de nómadas y finalmente establecerse en Nicaragua.
“Tuve mi shock cultural cuando vine, me costó la adaptación –1998--, pero ahora no hay quien me saque de aquí”, dice sonriente.
El gusto por el trabajo
Celia se graduó de Licenciada en Administración Turística y Hotelera en la UAM. Y desde entonces se dedica junto con su familia, a llevar las riendas del restaurante de comida mexicana María Bonita.
“Todos mis trabajos me gustan, son responsabilidades que disfruto. En el caso de María Bonita lo que más me gusta es trabajar el mercadeo, en conjunto con mi papá, proyectar la imagen y ofrecer las promociones del restaurante. Yo tengo una carrera frustrada (diseño gráfico) y me encargo también de hacer el arte para la publicidad, no sólo del restaurante, sino también de Judenic”, comenta la guapa Celia.
En el caso de presentar y comentar la cartelera de cine que ofrece Canal 10, nos cuenta que lo hace porque le encanta el cine, sobre todo los dramas y el suspenso. Aunque nos advierte que esos géneros los prefiere en la pantalla: “en la vida real soy alegre, contenta y feliz”.
¿Es fácil ser presentadora de Televisión? “A mi no se me hace difícil. Aunque no basta ser una cara bonita para hacer bien este trabajo. Uno tiene que manejar el tema del que habla al ciento por ciento, estudiar bien los guiones y tener seguridad. Esto requiere más preparación mental que física”, explicó.
En el modelaje
Como modelo Celia Camacho nos confío que le fascina posar y que le tomen fotos, y como si fuera poco, uno de sus pasatiempos es estar también detrás de la cámara, es decir, tomar fotos.
En el mundo de la belleza, Celia ha obtenidos reconocimientos como Rostro Oriflame 2001, Finalista y Mejor Rostro del Carnaval Alegría por la Vida 2003 y un empate en Chica Paraíso 2005.
En lo personal Celia se define como una mujer perfeccionista y detallista. Le encanta hacer regalos, manualidades, tomar fotos y broncearse en la playa. Se reconoce como impaciente, terca y con tacto para decir las cosas. Tiene sensibilidad por los animales y nos confiesa que llora cuando hay crueldad hacia ellos.
En marzo de 2006, Celia planea cursar un postgrado en mercadeo, y a mediano plazo una maestría en administración de empresas en el Incae. Como toda mujer, desea tener una familia en el futuro. Mientras tanto quiere enfocarse como profesional.

xxxx