Ellas

Martha Pantín


Eunice Shade

Martha Pantín nació en Cuba, pero su niñez la vivió en Estados Unidos, porque sus padres emigraron. De hecho, es ciudadana americana. A pesar de esto, Martha siempre recuerda a su Cuba, “su tierra bella, su tierra santa”, como dice la canción.
“Uno siempre conserva memorias gratas del sitio en que nació. Todavía celebramos Navidad al estilo cubano. Nunca asistí al colegio en Cuba. Crecí en Estados Unidos, pero mis padres insistieron en que aprendiera español y me siento agradecida por eso.
En la acción
Retrocediendo en el tiempo, Martha recuerda que fue una niña traviesa y alegre, y cuenta que todavía es un poco traviesa. Con la fuerte dosis de energía que Martha posee, no es para menos que nos diga que si hay algo que le encanta es “estar en acción”, por eso viaja frecuentemente. Martha Pantín es la Directora de Comunicaciones de American Airlines para Miami, el Caribe y Latinoamérica.
Estudió Ciencias Políticas en la Universidad Internacional de Florida. Se recibió a los veinte años. Después obtuvo una maestría en Administración Pública, en el mismo campus.
Martha cuenta con basta experiencia laboral. Trabajó como investigadora para la serie de televisión Qué Pasa USA. También lo hizo para el gobierno de Miami como asistente del comisionado municipal. Fue asistente de un senador del Partido Demócrata de Estados Unidos y subdirectora de Comunicaciones para el condado de Dade, en la Florida. En la actualidad, tiene ocho años de laborar para American Airlines.
“La experiencia con este trabajo es maravillosa. Me gusta trabajar en esta aerolínea porque hay muchos cambios, mucha acción y se aprende de todo. ¡Además, he conocido toda Latinoamérica!”.
A Martha no le da miedo viajar, pero nos confiesa que sí teme que la tomen como rehén. Sin embargo, con todo y el temor, ella no se detiene y sigue volando.
Una mujer intensa
Con 22 años de casada y dos hijos se declara feliz. Su familia la ha apoyado notablemente en este trabajo. “Suerte que he tenido una familia que me ha ayudado en esto”.
En lo personal, Martha se considera una mujer intensa. Lo más importante en su vida es mantener el equilibrio entre su familia, sus amigos y el trabajo.
Entre sus preferencias particulares se encuentran la comida francesa y las reuniones con amigas. Le gusta leer, pero nos dice que nada tipo Corín Tellado, “me gusta la ficción, los libros profundos”. Cada vez que viaja trata de llevar un libro, “me sirve para pasar el tiempo rápido y entretenido”.
A ella se le saca una sonrisa bailando salsa cubana o cuando va de compras. Sobre todo esto último. “Me fascina ir de compras a mercados típicos. Soy del tipo de persona que en julio ya tiene los regalos de Navidad envueltos”.
Nos confiesa que si tuviera que quedarse a vivir en una isla apartada, hay tres cosas que siempre llevaría consigo: “Mi familia, mis libros y una botella de Champagne”. Pero mientras eso no suceda, sigue disfrutando de las nubes y del cielo en cada uno de sus viajes.