Ellas

Lucía Martínez, entre el negro y el rojo

Una mujer sensible, frágil aunque de carácter fuerte cuando es necesario

Eunice Shade

Si no fuese periodista, sería médico, asegura Lucía Martínez, mientras entramos en su vida a través de sus palabras. Aunque no se arrepiente de haber estudiado periodismo, porque según nos dice, no cree en los arrepentimientos ajenos ni se arrepiente de nada, “porque cada cosa que he hecho en la vida me ha enseñado algo”.
Lucía tiene 27 años, es de signo Leo, ojos café miel y pelo negro. Sobre todo mucho negro, pues siempre se viste de negro. “Es un color sólido y me encanta”, comenta. Pero también hay algo de rojo en su vida.
Lucía es la actual presentadora del noticiero Acción 10, espacio informativo enfocado, principalmente, a la nota roja. “Primero que nada me gusta este trabajo por el contacto con el público y porque me llena saber que estoy segura de lo que estoy diciendo. Sé que lo que transmito es veraz”.
Y ¿qué piensa Lucía de la nota roja? “Sé de lo que se comenta, pero Acción 10 no es sólo nota roja, sin embargo considero que no nos aprovechamos del dolor de los demás. Creo que educamos a la población porque en nuestro caso, no sólo mostramos el hecho, sino que consultamos a especialistas (psicólogos) para que hablen de las causas de los hechos que suceden, y eso es una manera de educar a la población. Y por otro lado aportamos porque prevenimos a la gente de los peligros. Somos un noticiero que respeta la privacidad del entrevistado y sobre todo sus derechos humanos. Además es la gente la que nos llama a la línea directa”, asevera.
Esta joven periodista, también tiene otro trabajo. Es periodista del área de relaciones públicas de Telcor. Y nos confiesa que sus dos trabajos la hacen sentir realizada. “Me quedo con los dos”, dice sonriente.
En busca de la Maestría
Respecto a su preparación académica, esta joven aspira a una maestría en periodismo investigativo y a aprender otro idioma.
En lo personal no desea perderse cada una de las etapas de crecimiento de única hija, Valeria Cedeño, de 8 años.
Lucía Martínez recuerda que desde pequeña siempre fue alegre y extrovertida, a como se mostró durante la entrevista. Con facilidad de palabra nos hacía un recorrido por cada punto importante de su trayectoria. Pero más allá de sus triunfos profesionales, ella se define como una mujer sensible y frágil, aunque de carácter fuerte cuando es necesario. Cuenta que en todo trata de ser lo más clara posible, no anda con rodeos y dice lo que tiene que decir de manera constructiva.
Se considera una mujer honesta, impuntual y a veces detallista en cosas que no valen la pena.
Baila y canta boleros, no le gusta el campo, es una mujer urbana y disfruta más la noche que el día.
Su hija Valeria, es lo más importante en su vida.