Ellas

Un hombre extrovertido

Este capitalino desde hace siete años está al mando de una de las empresas de automóviles más exitosas del país. Le encantan los deportes, la vida tranquila y sobre todo, estar en compañía de su familia

Tania Trejos

Eduardo Javier Padilla Cross se bachilleró del colegio Calazans, luego estudió durante un año Ingeniería Industrial en la Universidad Centroamericana, pero la situación del país lo obligó a continuar sus estudios en Costa Rica.
Recién egresado viajó a Estados Unidos con el fin de trabajar y ahorrar dinero. Sus objetivos se cumplieron ya que trabajó durante siete años como vendedor, ocupación en la cual se desempeñó muy bien por su personalidad extrovertida.
“En el 91 regresé a Nicaragua y me desempeñé como gerente general de Mitsubichi, pero luego, por cosas del destino, me tocó ser el guía de la empresa familiar y la verdad me siento muy feliz por el trabajo que he hecho”, afirmó.
Actualmente es el gerente general de Casa Cross. Este puesto lo ha ocupado durante siete años, de los cuales se siente orgulloso, pues afirma que desde que él llegó la empresa ha tenido un gran desarrollo. Eduardo ha logrado, como gerente general, que la empresa haya crecido enormemente, se haya independizado y sobre todo que tenga solidez en el mercado nacional.
Estos resultados muestran que es un hombre activo, líder y trabajador. “Me gusta andar en todo, me considero un hombre extrovertido y trabajador, la superación y la disciplina son parte de mí”, puntualizó.
Los deportes: su gran pasión
Nos comentó que su casa parece un complejo deportivo ya que tiene canchas de tenis, fútbol, baloncesto y piscina. Él, junto a sus hijos, practica toda clase de deportes ya que le apasionan y le brindan satisfacción.
Campeón Nacional en Boliche
Lamenta mucho que ya no exista el Bolerama, sin embargo, al hablar de boliches sus ojos brillan de orgullo y con mucha efusividad comenta: “Fui campeón nacional en esta disciplina deportiva, creo que esto se debe a la práctica continua y al amor que le imprimo a los deportes”.
Su hogar
Eduardo Padilla se casó con Geraldine Cross y juntos procrearon seis hijos, los dos mayores han seguido los pasos de su padre y ya están laborando junto a él en la empresa. La unión familiar, y sobre todo la comunicación, constituyen los cimientos del hogar Padilla Cross : “Cuando estamos juntos disfrutamos a plenitud esos momentos, porque estamos conscientes de que son valiosos e imborrables”.
A sus 42 años sueña con mantener todo lo que ha logrado en estos años, que su familia tenga salud y que la empresa siga prosperando.