Ellas

Carlos Gazol Madrigal, un hombre feliz a quien le canta a la vida

Entre sus cualidades está la capacidad de adecuarse a cualquier ambiente. Es un joven súper sociable

Le encantan los números y el mercadeo. Se considera de carácter tranquilo y amigable. Sus mayores entretenimientos son el gimnasio, jugar béisbol o leer un buen libro. Le gusta la música y asegura que tiene muy buenos dotes en el canto.
Carlos Gazol actualmente labora como vicegerente de crédito de vehículos del Banco de Finanzas (BDF). Nos cuenta que su trabajo le gusta, pero sobre todo le encanta el ambiente laboral en el que se desempeña.
“Tengo siete años de trabajar en esta empresa bancaria y te aseguro que me siento bien, he adquirido mucha experiencia ya que no he estado en una sola área, sino he andado por todos lados y eso es un punto a mi favor porque me fogueo en todo” afirmó.
Antes de ingresar a este trabajo, Gazol trabajó en Bancentro dos años, pero apareció esta mejor oferta y no lo pensó dos veces.
Sus estudios secundarios los realizó en el Colegio Calazans y luego ingresó a la Universidad Americana para estudiar Ingeniería Industrial, también estudió un postgrado en Finanzas en la Universidad Centroamérica, el cual ha sido una herramienta valiosa para su trabajo.
“Mi hija y mi esposa son mi vida”
Gazol está casado desde hace cuatro años y es padre de Nicole, una niña de dos años, que según su padre es la dulzura hecha persona.
“Ellas son mi vida y lo más importante que tengo; todos los días me esfuerzo por ser mejor para que estén orgullosas de mí” afirmó.
El canto
Su otra pasión es cantar. Siempre que tiene tiempo libre le gusta asistir a lugares donde pueda cantar rock alternativo, baladas, etc.
Nos comentó que hace cuatro años formó un grupo de rock alternativo llamado “Paralelo 15”, en el que él era el vocalista. Lo que más disfrutaba del grupo era la interacción con el público y el que la gente se sintiera bien.
“Una de mis cualidades es que tengo facilidad de adecuarme a cualquier ambiente, soy súper sociable” expresó.
Su mayor defecto es comer demasiado y por eso el gimnasio ocupa en lugar privilegiado en su vida, porque le gusta mantenerse en forma.
Sueña con tener dos hijos más, y a nivel profesional tiene previsto estudiar una maestría para seguir adquiriendo conocimientos que le permitan estar al día con los temas de su interés.
“Soy un hombre feliz”
Carlos se considera feliz en toda la extensión de la palabra, sabe que le faltan algunas cosas, pero eso no le quita el sueño, por lo que trata de vivir cada día con intensidad.