Ellas

¿Para qué sirve la vitamina A?

aumenta la inmunidad contra infecciones y enfermedades

Es importante para la visión, el crecimiento y el desarrollo corporal, además ayuda al mantenimiento y desarrollo del tejido epitelial y contribuye con las funciones inmunitarias y con las reproductivas, asimismo disminuye la gravedad de las enfermedades en la infancia al mejorar o reforzar el sistema inmunológico.
Otros beneficios para la salud
Previene la ceguera nocturna, la xeroftalmia, la destrucción de la córnea y la ceguera
Puede reducir los defectos de nacimiento.
Ayuda a prevenir el cáncer de mama y quizás otros tipos de cánceres.
Puede reducir la mortalidad de la madre: mejorando la resistencia a las infecciones y ayudando a reducir la anemia
¿Y cuál es el requerimiento?
Actúa directamente en el sistema inmunológico, de hecho es esencial para su funcionamiento. La administración de suplementos de vitamina A en los niños y niñas que la necesitan aumenta su resistencia a la enfermedad y mejora su crecimiento, desarrollo y posibilidades de supervivencia. Al mismo tiempo su poder antioxidante la hace ser una vitamina esencial para el organismo.
¿Qué factores influyen en la alimentación de una persona?
El factor económico, las costumbres culinarias (típicas de cada país), accesibilidad al alimento, tipo de preparaciones, gustos de cada persona, etc.
¿Cuáles son las amenazas de una inadecuada nutrición?
* Desnutrición
* Malnutrición
* Obesidad
* Enfermedades específicas generadas según deficiencia de nutriente, por ejemplo: problemas visuales por falta de vitamina A, raquitismo por falta de vitamina D, etc.

Dónde se encuentra la vitamina A
Las poblaciones en países industrializados reciben un suministro abundante de vitamina A, no sólo en la dieta natural sino también a través del enriquecimiento de alimentos como margarinas y aceite vegetal o de canola. Muchos países de América Central, Guatemala y Honduras, por ejemplo, han tenido gran éxito enriqueciendo el azúcar. La harina y los aceites son alimentos que también suelen enriquecerse.
Otros alimentos naturalmente fuentes de vitamina A son las frutas como manzana, melón, durazno, entre otros. Vegetales de color anaranjado (zanahorias, camote, calabaza, etc.) y de color verde como espinacas. También la encontramos en carnes como el hígado y productos derivados de animales como leche, huevos, y en grasas como mantequilla y margarina.
Muchas veces, la forma en que se cocinan estos alimentos, hace que pierdan esta importante vitamina; por lo que se recomienda el uso de complementos alimenticios, como Emulsión de Scott Extra, rico en vitaminas A y D, que ayudan a prevenir enfermedades y mejorar el sistema inmunológico, protegiendo de infecciones y resfríos.