Ellas

¿En que fallé…?

Muchas veces la soledad nos lleva a tomar decisiones apresuradas, y es lo que generalmente les pasa a mis amigas separadas y divorciadas

Hola señor Cartero. He leído muchas veces su suplemento y me ha gustado, pero ahora soy yo la que necesita un consejo, mi caso es el siguiente: tengo 21 años, soy graduada de Administración de Empresas, tengo un hijo de dos años. Al salir embarazada me separé del padre de mi hijo, con quien me había casado. Desde entonces no había tenido ninguna relación con alguien, hasta hace cuatro meses que conocí a un muchacho de 23 años en la empresa donde trabajo. Al comienzo no me atraía, pero con el tiempo él me empezó a enamorar, y hace tres meses acepté ser su novia.
Desde el comienzo él sabía que tenía un hijo, y me dijo que no le importaba. Todo estaba bien, siento que he dado lo mejor de mí, pero ha habido ocasiones que nos encontramos con mi ex y ha sido desagradable para los dos, ya que a veces nos quedaba viendo de mala forma, cosa que a mi novio no le gustaba, incluso en una fiesta nos encontramos y mi novio andaba tomado, creo que discutieron.
En fin, mi novio me decía que a mí me faltaba carácter, porque no le decía a mi ex que no se metiera en mis asuntos, pero la verdad sí lo hice, lo único que trataba de evitar era que mi novio tuviera problemas por mi culpa, pero creo que fue demasiado tarde.
Hace dos semanas mi novio me pidió tiempo, me dijo que necesitaba pensar las cosas, que creyó que iba a ser más fácil, pero no era así. Nos dimos tiempo de una semana. Me hizo mucha falta y yo a él, por lo que volvimos, pero yo sentía que ya no era lo mismo, lo notaba extraño, como incómodo, y me dijo que necesitaba más tiempo, que quería ser sincero conmigo y que no me podía mentir, pero que todo era difícil para él, que me amaba, que sabe que yo era lo mejor que le había pasado, que no pensara que tenía a otra, sólo quería estar sin compañía por un tiempo y luego vería qué pasaba, pero que definitivamente quería la separación, que sabía que estaba perdiendo algo importante, pero necesitaba estar solo, que tenía muchos problemas en su trabajo, en su casa.
Después que me dijo eso, yo acepté separarnos, sentí que ya no podía hacer nada. Entregué todo lo que pude, mi amor, atención, todo, entonces me resigné. El problema es que lo tengo que ver a diario en el trabajo a la hora de entrada, en el almuerzo, en la salida, etc., y me duele, lo quiero mucho y no sé qué hacer, por eso le pido un consejo.
No sé en qué me equivoqué, después de tanto tiempo de no andar con nadie será que escogí mal a esa persona, será que en verdad me amaba como el decía, será que aún es inmaduro, tal vez porque no es él quien tiene hijo. Será que el regresará, en fin, no sé, lo único es que lo adoro y me duele tanto esta situación, ayúdeme por favor. Discúlpeme si le escribí demasiado, pero creo que ni todas estas palabras podrán hacer entenderle lo que siento y todo lo que paso. Le agradeciera que me contestara lo más pronto.
Atentamente, La Confundida

Respuesta:
Estimada "Confundida", las cosas para una mujer separada o divorciada no son tan fáciles, y es peor el caso cuando la mujer no ha tenido mucha experiencia, me refiero al hecho que ha pasado mucho tiempo con el mismo hombre, incluso, se ha acostado sólo con el padre de sus hijos. Es difícil. De pronto no saben distinguir entre los hombres que realmente la quieren y los que quieren sólo sexo.
Cuando una mujer está separada o divorciada se vuelve "carne fresca" para los hombres, y como todo el mundo sabe, cuando los hombres queremos sexo prometemos todo, estamos de acuerdo con todo y no nos molesta nada... Pero cuando conseguimos lo que buscábamos, simplemente comenzamos a ver todos los defectos, a poner todos los peros y ya... Nos vamos a buscar otra incauta que caiga, si es divorciada o separada, mejor.
No le sigas dando vuelta al asunto, yo estoy seguro que vos entregaste lo mejor de ti, no lo dudo, sé que sos una buena mujer y que aprendiste la lección.
Hay que tener cuidado, no te digo que no te enamores, pero analiza mejor las cosas. Lo mejor es que tomés esta experiencia como una lección, no le parés mente y seguí adelante.


Att. El Cartero
EL NUEVO DIARIO