Ellas

Niños que consumen calcio y fósforo no padecerán de Osteoporosis

Enfermedad puede prevenirse desde la niñez y las mamás y papás somos los responsables de brindar cantidades adecuadas de calcio y fósforo a menores. La mayoría del calcio necesario para tener huesos fuertes se obtiene antes de los 17 años

Si le dijéramos que usted tiene la posibilidad de proteger a sus niños de una enfermedad que podría atacarles cuando sean adultos mayores, ¿lo haría? Si es así preste mucha atención, porque aquí le diremos cómo evitar que sus hijos sufran de osteoporosis o posibles fracturas en edades avanzadas.
La osteoporosis es una enfermedad que causa que los huesos se vuelvan frágiles y se fracturen con facilidad. Las fracturas que resultan de esta enfermedad, que no tiene cura, pueden ser dolorosas y provocar deformaciones.
Los huesos son tejidos vivientes que cambian constantemente, lo que significa que pedacitos de hueso viejo son removidos y reemplazados por nuevos pedazos. Según el Centro Nacional de Información sobre la Osteoporosis y las Enfermedades Óseas de los Estados Unidos, es importante que los padres vean los huesos de sus hijos “como si fueran una cuenta de ahorros, en la que (con su ayuda) sus niños hacen depósitos y retiros del tejido óseo. Durante la niñez y la adolescencia los depósitos de hueso son mayores que los retiros.”
Para los especialistas del Centro, cuando alguien tiene la enfermedad significa que la cuenta de ahorros ha llegado a un nivel bajo, por eso, la osteoporosis ha sido llamada “una enfermedad pediátrica con consecuencias geriátricas”.
Pero, ¿cómo se llenan estos depósitos para evitar la enfermedad? Es muy simple, con solo ingerir suficientes alimentos ricos en calcio, fósforo y vitamina D. Sin embargo, la mayoría de los niños no los reciben en las porciones adecuadas.
El cuerpo no puede producir calcio
Según la Academia Nacional de Ciencia (National Academy of Science) el calcio es un mineral que le da forma a los huesos del organismo, utilizado también por el cuerpo para ayudarle al corazón a latir, a la sangre a coagular y a los músculos y nervios a cumplir sus funciones.
El problema es que el organismo no puede producir este mineral, por eso los especialistas del Hospital Jackson Memorial de Miami en Florida; Estados Unidos, recomiendan obtenerlo a través del consumo.
Datos del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano (NICHD, por sus siglas en inglés) demuestran que la mayor parte del calcio que necesita una persona para tener huesos fuertes se obtiene antes de los 17 años.
Es importante recordar también que el calcio es el encargado de mantener dientes y encías saludables.
85% del fósforo está en huesos y dientes
Después del calcio, el fósforo es el mineral más importante para el mantenimiento de los huesos y dientes. Aunque se encuentra en todas las células del cuerpo, son precisamente los huesos y dientes los que contienen el 85% del fósforo del cuerpo.
Según datos del Departamento de Medicina Familiar y Salud Comunitaria de la Escuela de Medicina de la Universidad de Tufts en Boston, el fósforo también cumple un papel muy importante en la utilización de carbohidratos y grasas en el cuerpo, en la síntesis de proteína para el crecimiento y en la conservación y reparación de células y tejidos.
Un faltante de este mineral no sólo provocará severos daños en los huesos de sus niños tanto en el presente como en su edad adulta, sino que además puede significar reblandecimiento de huesos, debilidad muscular y alteraciones en el sistema nervioso como somnolencia, disminución de reflejos, confusión mental, temblores y fatiga cerebral.

¿Cómo ayudo a mis hijos?
El Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano (NICHD, por sus siglas en inglés) recomienda a los padres dar a sus hijos leche y otros productos lácteos, por ser las principales fuentes de calcio y fósforo, así como algunas legumbres y vegetales verdes que también contienen estos minerales. Sin embargo, la mayoría de menores no consumen los niveles adecuados de ellos, dejando la “cuenta de ahorros” de sus huesos en grandes problemas.
Por esto, los especialistas del Centro Nacional sobre la Osteoporosis también avalan y recomiendan a los padres suministrar suplementos alimenticios que contengan estos minerales.
Ante tal necesidad la empresa farmacéutica Glaxo SmithKline, ayuda a los padres con un complemento nutricional especialmente diseñado para cubrir las necesidades alimenticias de sus hijos a partir de los 6 meses y hasta los 12 años.
Emulsión Scott Extra contiene una fórmula especial desarrollada por expertos que contiene el calcio y fósforo que sus niños necesitan.
Además, contiene vitamina D, necesaria para absorber el calcio y vitamina A. Juntas previenen enfermedades y mejoran el sistema inmunológico de los pequeños; protegiéndolos de infecciones y resfríos.
Otro importante componente que se encuentra en Emulsión Scott Extra es el Omega 3, cuya carencia puede afectar el aprendizaje y la capacidad visual del menor.
La fórmula especial de Scott es desarrollada a base de aceite de hígado de Bacalao, y para facilitar su consumo en los menores se puede encontrar con sabor a naranja o cereza.
Para los expertos del Centro Nacional sobre la Osteoporosis crear una “cuenta de ahorros” para los huesos de los niños es semejante a ahorrar para su educación, mientras más depositan cuando son jóvenes, mayor es el rendimiento a medida que envejecen.