Ellas

El cartero

La canción de José José le dio a los muchos señores que ahora le dan rienda suelta a su amor, pero la canción era “40 y 20” y no como nos la canta hoy una lectora en su carta

“Él 50 y yo 20”

Hola cartero, felicidades por tu espacio, ahora te pido que me ayudés. Soy una joven de 20 años, hace 7 meses conocí a un señor muy atractivo, el tiene 50 años de edad. Él es un extranjero. Esa misma noche me dijo que era casado y tiene dos hijos, los cuales ya están mayores.
Él está en Nicaragua por cosas de trabajo, ya tiene nueve meses de estar aquí.
Le di mi número de teléfono y desde entonces comenzamos a salir como amigos.
Pero luego de varias salidas ambos disfrutamos de nuestra compañía y decidimos tener un romance. Él me respeta muchísimo, por eso me enamore de él sin importar que fuera casado.
Durante este tiempo estuve saliendo con él a escondidas de mis padres. Hace como tres meses regresó a su país a pasar sus vacaciones, pensé que no nos volveríamos a ver y para mí estuvo claro que solamente había sido una aventura, porque comencé con él solo por interés, pero cuando él se fue me sentí muy vacía, estuve muy mal por un tiempo. Él me escribía y me llamaba diario.
Él estuvo en su país solamente tres semanas y cuando regresó llegó a buscarme y me dijo que yo soy el amor de su vida y que se dio cuenta en su viaje, porque me extrañaba como un loco.
Volvimos a salir y a encontrarnos. Pero el problema era que él regresó con su esposa, y decidí terminar la relación porque era muy difícil encontrarnos.
Un día, él me llamó para decirme lo mucho que me ama y estaba convenciéndome de que regresáramos y su esposa nos sorprendió hablando, ellos pelearon, yo podía escuchar todo y finalmente él le pidió el divorcio, ella regresó a su país y están comenzando los trámites del divorcio.
Yo estoy a dos años de finalizar mis estudios y él quiere casarse conmigo. Estoy segura que él me quiere muchísimo, es muy bueno conmigo, me brinda su apoyo en todo, y no me pide nada a cambio. Sus hijos lo rechazaron por esto.
Él me brinda una mejor vida a su lado, quiere que me vaya con él. No tengo necesidades económicas, mis padres me dan todo y vivo bien. Pero sé que él es mucho mayor que yo, pero yo lo amo y quiero amarrar mi vida a la suya. ¿Qué me aconsejás?

ATTE: A.

Respuesta:

Creo que vos ya tomaste una decisión. A mí sólo me queda desearte suerte. Y explicarte que en algún momento esa diferencia de edad va a pesar, más cuando querrás hacer cosas propias de tu edad: salir a bailar, por ejemplo. Quizás él baila a esa edad, pero no igual a un muchacho de 20. El sexo será otra situación, en fin...
Ahorita puede ser que te hable bonito, pero luego ya no va a soportar tu forma de vestir, tu forma de actuar, la música que escuchás, por la simple diferencia de edades. En el fondo realmente espero que sea diferente, pero es difícil...
Otro problema será cuando le digás que querés trabajar... Uff.. Esa diferencia de 30 años pesará en la desconfianza que él sentirá cuando vos salgás solita por las calles rumbo a tu trabajo.
Te repito, espero que las cosas sean diferentes, que sean felices, pero si no es así, aquí estoy para escuchar la segunda parte de la historia.

Att. El Cartero
El Nuevo Diario
http://www.elnuevodiario.com.ni/