Ellas

Una mujer de retos

Cuando se conversa por primera vez con Manina Noguera, uno se da cuenta que la fortaleza y la ternura pueden convivir perfectamente

Eunice Shade

Ella nos esperaba en una oficina de Corporación Zona Franca, donde se desempeña como Gerente de Comunicaciones. Un puesto obtenido después de vasta experiencia en su vida profesional.
Para trazar sus objetivos, Manina primeramente estudió dos carreras: una licenciatura en Administración de Empresas en Managua y otra en diseño publicitario en Estados Unidos.
Luego vinieron sus postgrados en Mercadeo y Publicidad, que le permitieron ser Directora de Prensa en la Presidencia de la República en el gobierno de Violeta Barrios de Chamorro.
Luego hizo su transición del Estado a la empresa privada y trabajó en Enitel durante más de cinco años, en varias áreas, probando así su adaptabilidad y estabilidad laboral.
Su tenacidad
Hoy se le ha presentado la oportunidad de ser Gerente de Comunicaciones de Corporación Zona Franca, lo que ella califica como “todo un reto”, porque nos asegura sin titubear que ella es una mujer de retos: “Soy una mujer de retos, con los retos me siento viva”.
“En Zona Franca hay grandes proyectos, yo me encargaré de darlos a conocer, son proyectos que ayudan, proyectos de bienestar para Nicaragua. Mi reto es cambiar la percepción que la gente tiene de Zona Franca”, nos dice con mucha confianza en sí misma, ya que reconoce que uno de sus defectos es ser terca, “si me propongo algo, no paro hasta conseguirlo”.
La familia de Manina es propietaria del restaurante Don Pan, así que cada vez que tiene tiempo libre siempre apoya a sus hermanos Chéster, Julia y Silvia Noguera en asuntos de mercadeo, imagen y publicidad del local.
“La verdad es que mis padres han sido un gran apoyo para toda mi familia, ellos siempre han estado ahí para ayudarnos. En lo personal, les estoy muy agradecida por todo el amor y ayuda que me han brindado durante toda mi vida”.
Entre sus gustos encontramos el ir al gimnasio, porque la hace sentir relajada.
Madre de tres hijos, Miguel, Manina y Marcela Bascope, nos confía que es divorciada, lo cual la ha obligado ha renovar su vida para dedicarse a sus retoños. “El divorcio fue una etapa muy difícil, pero me ayudó el hecho de ser positiva y de creer en Dios. Ahora ese pasado está superado totalmente”. Así que está solterita, sin compromiso y con mucha vida por delante.
Virtudes y orgullos
Manina cuenta que sus virtudes son el optimismo y el no guardar rencor ni envidias para nadie. Por otra parte, le cuesta llorar, “soy muy fuerte emocionalmente, pero hay cosas que me conmueven, tales como la pérdida de los seres queridos”.
Se define como una mujer paciente, pero cuando se enoja, se enoja de verdad. Es amante de la metafísica y la cultura oriental, nos menciona el feng shui. De la naturaleza, escoge el elemento agua, “la fuerza del mar me llena, me fortalece”.
Si hay algo de lo que se enorgullece es ser el pilar de su familia, “sobre todo ahora que soy una mujer sola”. Al preguntarle si se identifica con algún personaje histórico en particular, ella respondió que le gusta Gioconda Belli “porque se ha destacado; no me identifico, pero me encantan las personas que salen adelante por sus propios méritos y esfuerzos”.