Ellas

Mascarillas de miel

Este preciado y común elemento tiene propiedades sorprendentes. Los seres humanos han usado la miel desde hace más de 9 mil años

Digerida la miel ayuda a absorber el calcio y es rica en vitaminas y minerales. Ayuda a sanar heridas y tiene propiedades antibióticas, antivirales, anti-inflamatorias, anticarcinógenas y antialérgicas.
La miel es recomendada para todos los tipos de piel y en dependencia de con qué la mezcles puede aumentar su poder para alguna función específica.
Algunas mascarillas a base de miel
Miel y limón: Una de las mascarillas más usadas es la miel con limón. Ésta es una mascarilla excelente para limpiar la piel y balancear sus niveles de aceites naturales (que la hacen grasosa). La miel y el limón también son usados como remedio casero para infecciones en la garganta.
Miel y arcilla: La miel y la arcilla hacen una combinación excelente. Ayudan a todos los tipos de pieles. Alimenta el cutis y ayuda a limpiarlo. La consistencia depende de tu gusto, usualmente debe de haber más arcilla que miel para que se adhiera a la piel sin problema.
Miel y avena: Exfoliante y limpiador. Mezcla 1/4 taza de avena y una cucharadita de miel. Si quieres puedes ponerle también dos cucharadas de yogur sin sabor ni azúcar. Aplícalo sobre la piel limpia y húmeda. Déjalo 15 minutos.
Miel: Aplícala sobre barritos para acelerar el proceso de curación.
Miel y huevo: Para la piel seca. Una cucharada de miel y un huevo ayudan a humectar la piel deshidratada y seca.
Aplicando estas mascarillas
Limpia la piel. Nunca apliques mascarillas sobre piel con cosméticos o maquillaje, aceites naturales o contaminación ambiental. La razón: es una pérdida de tiempo, no obtendrás ningún resultado, porque la mascarilla no va a penetrar.
Antes de aplicar la mascarilla, asegúrate de tener 10 ó 15 minutos para ti. Si no dejas la mascarilla suficiente tiempo o si estás limpiando la casa mientras tienes la mascarilla puesta no obtendrás máximos resultados. Aplica la mascarilla y déjala de 10 a 15 minutos.
Límpiate la cara con agua tibia (mas fría que caliente), no uses jabón. Aplica tónico o astringente para terminar de limpiar la piel y cerrar los poros. Si lo deseas puedes ponerte tu crema humectante y crema de ojos al final.
*Tomado de www.lindisima.com