Ellas

Roxana Guerrero, una mujer de números

Las ventas, las finanzas, son su deporte preferido. Es la actual gerente de ventas de El Nuevo Diario y uno de sus orgullos es haber logrado traer clientes que antes eran exclusivos de la competencia

Eunice Shade

Roxana Guerrero es una mujer de números. Las ventas, las finanzas son su deporte preferido. Estudió Administración de Empresas, y no le bastó con una mención, sacó las dos: Finanzas y Mercadeo. Después hizo un postgrado en Finanzas y finalmente su maestría en Mercados Financieros en la Universidad de Barcelona. De formación jesuita, Roxana aprendió en sus primeros años universitarios que la consigna es: Ser líder del mañana. Hoy, ella es líder.
Extrovertida, elocuente, gran conversadora. Entre sus cualidades menciona la perseverancia y ser organizada. Aunque a veces reconoce que es algo obstinada, si algo se le mete en la cabeza no para hasta conseguirlo.
Es la actual gerente de ventas de El Nuevo Diario. Con la renovación del periódico, Roxana ingresó a formar parte del equipo. Antes se había desempeñado como Responsable de Mercadeo en la UCA y como Directora Administrativa en la UAM.
Uno de sus orgullos es haber logrado traer clientes que antes eran exclusivos de la competencia. ¿Cómo lo hizo?, sonríe y dice que no puede decirnos, porque “les estaría dando la piedra”. Pero de algo está segura y es que se siente satisfecha, y espera hacer más en el futuro. “Quiero cumplir más metas en el cargo que estoy, por ahora es lo que me interesa”, subraya.
Roxana nos cuenta que lo que más le gusta de El Nuevo Diario es el ambiente laboral. “El equipo que somos, no sólo en mi área, sino también el intercambio entre otras áreas. Hay colaboración, hay solidaridad. El Nuevo Diario cree en las mujeres y en las nuevas generaciones. Por otro lado, el estilo de Dirección de la alta Gerencia es maravilloso. La gerencia es pro-activa y siempre apoya los proyectos de todas las áreas. El ambiente es agradable”.
En su trabajo, ella utiliza herramientas financieras, “es ventas, pero siempre hay números detrás. Me encantan los números y los porcentajes. Me propongo que todo marche bien y tener los horizontes claros, saber adónde vas es importante”.
Cariñosa, pero no romántica
No se considera una mujer romántica, “no soy de rosas ni de bailar boleros ni de poemas. Me gusta ser práctica y aterrizada, pero que no sea romántica no significa que no sea cariñosa”, aclara.
A Roxana le divierten los conciertos, “me trastorna la adrenalina”, las fiestas, el turismo de aventura: bucear, escalar volcanes y viajar. Barcelona es su ciudad paradigma, sin embargo cuenta que cada año su familia elige un lugar de Nicaragua para conocer: “uno debe conocer a su país para hablar bien de lo nuestro. Haciendo eso he descubierto paisajes preciosos”.
Sus metas
Su meta personal es seguir siendo feliz, porque ella asevera que es una mujer feliz. ¿La receta? Cuatro años de feliz matrimonio con su amado, el ingeniero Tirso Celedón, con quien ha cultivado una relación sólida y madura. Por el momento no tiene hijos y no tiene planes y que conste “que es de mutuo acuerdo”. Quienes sí la esperan en su casa son una parejita de perritos (doberman pinscher) y dos hermosas gatas. Pero ella siente especial aprecio por sus gatas, porque “son independientes, estilizadas y tienen personalidad”.
Roxana Guerrero es una mujer de carácter fuerte, aunque a veces se conmueve con situaciones extremas, sea en películas o en la vida real: “la pérdida de un ser querido y las enfermedades terminales”. Es también una mujer prudente, no se va de boca, “tomo riesgos, pero soy prudente”, piensa y analiza antes de dar el primer paso.
Por lo demás si es merengue, salsa o pop no faltará su presencia en la pista de baile.