Ellas

El swift lift

El aspecto de una persona es su mejor carta de presentación, pero por mucho que uno se cuide el paso del tiempo es inexorable y no perdona a nadie

Rafael Lara

Sin embargo, para aliviar los surcos dejados por las arrugas y la piel afectada por la ley de la gravedad existen diversos procedimientos aplicados por la cirugía plástica para el rejuvenecimiento facial, que en ocasiones su carácter invasivo puede causar muchas molestias.
Una de sus técnicas más novedosas y con menores efectos secundarios durante el restablecimiento del paciente es el swift lift, creada por el doctor Robert Capriotti, cirujano estético facial de Houston, Texas, la cual ya es practicada en Nicaragua.
“Con esta técnica no tenemos que entrar tan profundo en el paciente. En la cirugía convencional había mucha inflamación y hematomas, entre otras molestias, que ahora se reducen con este sistema”, nos asegura el doctor David Páramo, cirujano plástico que atiende en la clínica estética Laserterapia.
¿En qué consiste?
El swift lift es un procedimiento quirúrgico en el cual se usa un acceso mínimo por una incisión enfrente de la oreja, para insertar una sutura de hilo permanente que levanta los músculos caídos y los tejidos del rostro medio, pómulos y cuello, haciendo notable la corrección en las líneas de expresión.
El swift lift se diferencia del procedimiento estándar en que acomoda los tejidos faciales en dirección vertical, sin crear efectos como halar la piel hacia las orejas dejado un efecto de estiramiento de la boca.
¿Cuál es la ventaja?
Con el swift lift se realiza una incisión 50 por ciento menor que en otras técnicas como el facelifting y la ritidoplastia. La diferencia radica en que no se abre tan invasivamente y se realiza una sutura en el músculo caído para levantarlo, lo cual es lo más importante. Ésta se considera que tendrá un soporte de entre 8 a 10 años.
Otra ventaja es su duración de aproximadamente tres horas, en comparación de las 7 a 9 horas de las técnicas convencionales. Por la reducida cantidad de tiempo utilizada en el proceso, se puede realizar ya sea con anestesia general, sedación con anestesia local o sólo con anestesia local, en algunas ocasiones dependiendo del estado del paciente.
“Opero y al tercer día al paciente se le quita el vendaje y prácticamente a la semana está perfectamente”, afirma Páramo, comentando que como cualquier procedimiento quirúrgico, éste acarrea riesgos, pero el porcentaje de una complicación es de a penas del 3 al 5 por ciento.
El doctor Páramo comenta que su consulta para y valorar al paciente no tiene costos, sin embargo el valor del procedimiento tiene un costo promedio de entre los 1 mil 300 a 1 mil 800 dólares.

* La clínica estética de Laserterapia está ubicada en Altamira, de Óptica Visión 1 c abajo, N° 92, teléfono: 2780101.