Ellas

¿Eres más chismosa de lo normal?

Querer saber de más puede traerte resultados poco agradables, como la soledad, pues nadie querrá estar al lado de una persona que hostiga todo el tiempo con sus cuestionamientos

Aunque una persona no tenga nada qué esconder, le molesta tener a su lado a una de esas personas impertinentes que convierten cada conversación en un cuestionario, por ese motivo si tú eres una de esas mujeres “indeseables” que quieren saber más de lo debido y que se la pasan en el chisme más de lo considerado como “normal”, debes atacar este problema ¡ya! Para diagnosticar si tu curiosidad va más allá de lo normal, responde con total verdad estas preguntas.
1.- ¿Te molestan las personas muy reservadas y misteriosas?
2.- Si de pronto las líneas telefónicas se cruzan, ¿te quedas escuchando la conversación de las personas?
3.- ¿Te hubiera gustado ser detective o agente secreto?
4.- ¿Has leído alguna carta que no era dirigida hacia ti?
5.- Si ves al novio de una amiga con otra chica ¿procuras verle la cara a esa “otra”, aunque por supuesto no le digas a tu amiga lo que has visto?
6.- ¿Aceptas servir de mediadora o “lleva y trae” entre dos personas que están peleadas para ver si logran reconciliarse?
7.- ¿Te ofende profundamente el saber que una persona muy allegada a ti tiene un conflicto muy serio y no te ha dicho nada al respecto?
RESULTADOS:
-MÁS DE 6 RESPUESTAS AFIRMATIVAS:
Tu curiosidad se ha desarrollado hasta el punto de dominar y obstaculizar tus relaciones sociales, en una amistad no se puede saber demasiado en muy poco tiempo. Limita drásticamente tu instinto detectivesco y comprenderás que al indagar demasiado puede que sepas la información total sobre una persona... y en el curso de la investigación pierdas su valiosa amistad, pues el ser demasiado chismosa en poco tiempo te hace ser detestable.
-DE 3 A 5 RESPUESTAS AFIRMATIVAS:
A veces, cuando una persona te interesa en serio, te dejas llevar por el deseo de conocerla mejor y sin darte cuenta la ahuyentas con tu extremo nivel de chismosa. Frena tu curiosidad en esos casos y comprende que una persona se conoce con el tiempo y con el trato, pero no con la presión de estarle “atacando” con cuestionamientos directos y molestos sobre su vida íntima y personal.
-MENOS DE 2 RESPUESTAS AFIRMATIVAS:
Nunca dejas que tu curiosidad natural pueda ofender a alguien al darle la impresión de que estás hurgando en su vida. Mantén esa discreción natural y tus relaciones sociales se deslizarán siempre sin tormentas desagradables, pues eso de ser considerada como una mujer chismosa es algo que sólo de pensarlo te hace detenerte en tus ganas de saber más de lo debido.