Ellas

Nubia Cano, el “motorcito” de la nefrología en Nicaragua


— Lesli Nicaragua —

Ser maestra era su sueńo, y aunque no logró graduarse en pedagogía eso no ha impedido que imparta clases. ;


Nubia Cano es el nombre de esta hermosa y guapa mujer que se ha destacado a nivel nacional e internacional en medicina, profesión que sí coronó. ;


Tiene además especialidades en medicina interna y nefrología, esta última cursada en una prestigiosa universidad de Francia.;


“De nińa jugaba a ser maestra, pero conforme pasaba el tiempo a esta vocación se le unió la de ser doctora”, rememora Cano, quien se considera una persona que le gusta el trabajo y que las metas que se ha trazado, las ha logrado con grandes esfuerzo.;


Y aunque sobresalir no le ha costado mucho, sí ha tenido diversos obstáculos “pues en esta cultura se espera que sea el hombre que logre las metas, pero yo con estudios y esfuerzo me he ganado el liderazgo que tengo”, comenta la doctora, mientras se acomoda en una silla de su consultorio.;


Y es que el liderazgo al que se refiere la ha llevado a viajar por toda América y el Caribe a congresos y conferencias, ya que ella desde que regresó de Francia ha sido el “motorcito de la nefrología en Nicaragua” y eso le ha valido muchos reconocimientos de colegas nacionales y extranjeros.;


La experiencia francesa fue la que la hizo penetrar de lleno al mundo de galeno, porque fue en Francia que esta esbelta mujer se topó de frente con la medicina y “la toqué con mis manos, estuve en contacto con la ciencia pura”, explica y le brillan los ojos color miel y hace un movimiento con las manos como si sostuviera algo precioso en ellas.;


“Era 1988, estaba dando el servicio de medicina interna en el Hospital “Bertha Calderón”, cuando se me presentó la oportunidad de ser becada a Francia de parte de la OPS a través del doctor Norman Jirón, que fue quien me hizo que admirara la nefrología y quien posteriormente me hizo la propuesta”, recuerda Nubia, que tuvo que aprender francés en poco tiempo y debió acostumbrarse al gélido clima del país del amor.;


Allá --explica Cano-- pudo apreciar los avances de la medicina y de la tecnología al servicio de ésta. El uso de fármacos que actualmente se utilizan los experimentó en Francia, y sobre todo la cirugía de transplante renal, que tiene unos cinco ańos de realizarse aquí gracias a los esfuerzos de colegas y de ella misma, quien es parte del equipo médico que las realiza en el país. ;


Esta relación de cuatro ańos con la nefrología hizo que a su regreso se preocupara por esta rama en Nicaragua, a tal punto que con algunos colegas formaron la Asociación Nicaragüense de Nefrología en 1995, de la que actualmente es vicepresidenta. “Cada vez que uno regresa del extranjero de estudiar viene con ese entusiasmo, que fue lo que me llevó a ser el motorcito que luchó, junto a otros doctores, para formar la asociación”, exalta la nefróloga.;


Intimidades;


En el plano personal, Nubia Cano es una mujer casada y con dos hijas, a los cuales dedica el reducido tiempo que no le quita su profesión. “Tengo mi marido, que también es médico, se llama Roberto Sandino, con el que llevo siete ańos de casada”, dice Nubia con un poco de rubor.;


Sus dos “nińas”, Nubia Ángeles y María Francesca, de 18 y 5 ańos respectivamente, son la adoración de Cano. Para ellas cocina los fines de semanas, días que son especiales para ella porque son los únicos que pasa en verdadera unión familiar. Y es que es poco el tiempo que pasa con ellas que Nubia Ángeles, viendo su ejemplo, optó por estudiar Administración, porque ser médico como su madre no le dejaría mucho tiempo para la familia.;


Verdaderamente el tiempo es apremiante para la especialista. Repica un teléfono, es una emergencia y Cano debe atenderla, sólo quedan unos segundos para un par de preguntas rápidas:;


¿Un sueńo?;


Reflexiona. Su mirada se dirige a una retratera café sobre su escritorio y sonriendo responde: “Definitivamente que el día tuviera más horas para pasar más tiempo con mis ‘nińas’ y mi marido. Y por supuesto ver institucionalizada la atención integral al paciente con padecimientos renales, se salvarían muchas vidas”. ;


¿Su mayor temor?;


“No lograr ver desarrollarse bien a mis hijas”. ;


Desde su arribo, esta doctora ha sobresalido en su especialidad, y gracias a su liderazgo ha estado en diversos puestos administrativos. ;


Es sorprendente el currículum de esta profesional: “Jefa de medicina interna, de UCI (Unidad de Cuidados Intensivos) y subdirectora del Hospital “Bertha Calderón”; jefa de nefrología, UCI y directora del Hospital “Lenín Fonseca”; docente de postgrado y pregrado en la UAM y UNAN. ;


“Además he tenido un sinnúmero de cargos gremiales, entre ellos ser presidenta de la Sociedad Centroamericana de Nefrología, en el 2000, única nicaragüense en ocupar ese cargo”, enumera Nubia. ;