Ellas

Los secretos de un buen GalloPinto


— Arnulfo Agüero —

Según el Dr. Fernando Silva necesitamos fijarnos muy bien para descubrir el secreto del gallo pinto verdadero, el nicaragüense.;
;
Este consejo sin tenedor y cuchillos, nada tiene que ver con los pleitos de los Guinnes Récords de los Chef costarricenses que sostienen que su “Gallopintico” o “Casado” de frijol negro, (conocido por algunos gringos como “Spotted Roster), es su platillo típico nacional; tampoco tiene que ver con los “Guachos” de Panamá, o los “Moros y Cristianos” de Cuba. Otras variantes que llevan arroz y frijoles, pero que la manera de cocinarlos es diferente.;


El arroz y el frijol;
Para este Chef de la Literatura Hablada, el arroz, en primer término, tiene que ser el arroz que queda del almuerzo o de la cena del día anterior --arroz amanecido--; los frijoles deben estar sancochados, nada más y haber sido cocidos con ajo y que además, se aproveche alguna cucharada de la misma sopita que contiene el frijol, para revolverlos enseguida. ;
Silva recomienda que para hacer el Gallopinto se debe contar con estos elementos: ;


- Se pone la paila al fuego con el aceite y unas tiras de cebolla. ;
- Se deja calentar bonito, que quiere decir que no esté demasiado caliente.;
- Se echa el arroz bien desparramado y a medida que se va calentando en el aceite de la paila. ;
- Esta se mueve constantemente para que no se vaya a pegar; en poco tiempo, se le va agregando al arroz los frijoles, humedeciendo al mismo tiempo la mezcla con la sopita de los mismos frijoles, cuidando que no vaya a quedar ni arrozudo o frijoludo.;


Cuando la mezcla está al gusto del buen cocinero, explica se debe de agregar una cucharadita de aceite, para dar tiempo de seguir removiéndolo en la paila; en ese momento, se le baja la llama al fuego y con un poco de paciencia se sigue moviendo. Todavía se lo deja con la llama muy pequeńa y se lo tapa.;
Después de un rato se quita la tapa, se apaga la llama y se pringa con vinagre, convenientemente; se le da otra revuelta, se le pone una tapa encima dejando una parte de la orilla retirada para que se orée y se ambiente. ĄEso es gallo pinto; lo demás, son cuentos...! ;


Sus acompańantes para una cena de lujo;
Pero eso no es todo, Silva sigue recomendando que al Gallopinto no hay que dejarlo solito sino que hay que acompańarlo con “boronas de chicharrón o frito; si está caliente mejor; tal vez con chicharrón de cáscara tostado y grasosito, pero en rigor, un gallo pinto de raza nuestra se come con tamal pizque, boronas de queso seco cáscara negra, y acompańado con una jicarita de pinolillo”. ;
Esto es más conveniente para lo que pudiéramos llamar una “cena de lujo”, tempranera y que puede llegar a convertirse en un gran banquete, si este Gallopinto se come agregándole como un rito el corredor de una finca, viendo a esa hora de la tarde el encierro de los terneros. Ahora si no tenés finca, te podés subir a un cerro o a una terraza colonial.;


Comidas y bebidas típicas;


En Managua al igual que en el resto de nuestro país pinolero, se puede degustar de ricos platos y bebidas típicas como: gallopinto, vigorón, baho, nacatamal, caballo bayo, sopa de mondongo; también pueden saborear las bebidas populares como: el cacao, la chicha, el pinolillo, todas preparadas con maíz; algunas tienen cierto grado de alcohol como la chicha bruja, el guarón. Y de postre pueden merendar con almíbares, icaco en miel, o dulces como el tres leches y el pío quinto. ;