Ellas

NEFERTITI: La Reina Hereje y la mujer egipcia


— Por Carlos Midence —

cmidenceni@yahoo.com ;


Egipto es el gran antecedente de los griegos y los romanos en muchos de ;
sus espacios: religión, ciencia, pensamiento, arquitectura, etc. Egipto logró irrumpir en los diversos lenguajes de representación de reyes, faraones, reinas, diosas y dioses, animales, elemento que fue proseguido por los griegos y los romanos, incluso el aspecto del líder (faraón /emperador) relacionado con las divinidades es, de una u otra forma, originario de los egipcios. ;


No obstante, en cuanto a la posición y el rol de la mujer no fue de la misma manera, puesto que en Egipto era significativo que las mujeres se retrataran con los hombres en el sentido que esto les confería igualdad. De igual manera en el ámbito de las tareas cotidianas éstas en su momento eran asumidas por ambos géneros. Los roles que hoy son parte de lo que se llama la división social del trabajo, eran en esta época mas abiertos, más democráticos como dice el historiador James Allen. De Grecia no se puede decir lo mismo, las denominadas Amazonas, así como el uso del logos, de objetos como el licor, o bien de las representaciones son pruebas irrefutables de la marginalidad de la mujer dentro de la civilización griega, como dice la mexicana Rubí de María Gómez. ;


Entonces los procesos históricos en la cultura egipcia eran altamente construidos por ambos géneros, debido a que la familia era una de las premisas sociales más resguardadas por los egipcios, incluso una familia que incluía a los muertos (el embalsamiento es una prueba de que éstos eran vistos como sujetos activos y a tomar en cuenta dentro del corpus). Por ello en la mujer descansaba no sólo el arte de criar o cuidar a la familia, sino el de normarla, el de encausarla dentro de los patrones que se construían en el contexto. Un autor como Rodrigo Quesada Monge ha dicho que la carga de la mujer, en el antiguo Egipto, de compartir el poder con los hombres, en ocasiones se le tornaba pesada. ;


Podríamos seguir diciendo que a pesar que el estatus de la mujer egipcia dependía de la posición social de sus padres y esposos, éstas gozaban de una gran estabilidad y participación en la sociedad que no era posible en ninguna otra civilización de la antigüedad. ;


ERAN IGUALES ANTE LA LEY;


La mujer egipcia era igual al hombre ante la ley y a éstas se les permitía: presentarse en corte sin acompańante ya fuese como testigo o demandante. Además tenían derecho a poseer su propia tierra, derecho a la herencia de sus padres de igual manera que sus hermanos, también controlaban un tercio de la propiedad que poseyera en común con su esposo y ejercían un cierto derecho y poder comercial, puesto que podían realizar tratados mercantiles.;


Durante el Reino Antiguo y comienzo del Reino Medio las mujeres de la élite se convirtieron en sacerdotisas de la diosa Hathor (Diosa de la familia, fertilidad, nacimiento y crianza). La mujer también tenía un lugar importante en los rituales funerarios encendiendo el incienso y dedicando ofrendas en honor a los muertos. La única inconveniencia es que en su mayoría, como siempre ha sucedido, han sido las mujeres de la élite las que han accedido al poder entonces se da en este aspecto un conflicto de clases, una posición de amo/ subalterno. ;


De ahí que a Nfertiti (fl. s. XIV a.C.) esposa del faraón Ajnatón (Amenofis IV o Aknatón), con quien inició muchos cambios religiosos, artísticos y culturales, fuese en algún momento vista no de forma benévola dentro de la sociedad de su época. Habría que decir que a Aknatón se le conoce como el faraón hereje y obviamente a Nefertiti se le tilda de la misma manera, máxime cuando se dice que al igual que Enheduanna en la cultura acadia, ejerció el oficio sacerdotal, posición normalmente reservada a los reyes y a los hombres. ;


Es por ello que bajo el reinado de Ajnatón y Nefertiti se llevó a cabo una revolución cultural o bien civilizacional puesto que sacudieron múltiples cimientos milenarios. Por primera vez era introducido el monoteísmo. Es decir, sólo se permitió el culto del dios sol, Atón, de quien Nefertiti era una devota adoradora. ;


Además Nefertiti dentro de sus cualidades de mujer hábil y fuerte era y es considerada como una de las mujeres más bellas dentro de la historia de la humanidad y podemos decir dentro de la historia de la belleza, hasta el punto que algunos historiadores le llaman la reina de la belleza y el poder. Así mismo lo que se conoce como ŤNefertiti en piedra caliza decoradať es una de las grandes obras de arte que se conservan del antiguo Egipto y de la toda la antigüedad. Las cartas de Amarna, escritas en tablas cuneiformes, que datan del período de Amenofis IV, junto con otras inscripciones, demuestran la fama de Nefertiti. No obstante debido a la escasez de documentos, la figura de Nefertiti está envuelta de misterios. ;