Economía

Nicaragua está en comunicación con el FMI

* Banco Central busca mantener estabilidad macroeconómica * Dudas del Fondo sobre diferentes leyes en curso * Reservas internacionales en alto nivel

Cristhian Marenco

La cancelación de la reunión del Directorio del Fondo Monetario Internacional, FMI, donde se discutiría el artículo IV y la cuarta revisión del Programa de Servicio de Crédito Extendido del que es parte Nicaragua, dejó en el aire el desembolso de 18 millones de dólares que serían entregados al país a corto plazo.
Según explicó Antenor Rosales, Presidente del Banco Central de Nicaragua, BCN, estos 18 millones de dólares previstos a desembolsarse en este mes de mayo, como resultado de la aprobación de la Cuarta Revisión del Programa de Crédito Ampliado, irían destinados al mantenimiento de la balanza de pagos de Nicaragua.
La balanza de pagos registra las transacciones que realiza un país con el resto del mundo durante un periodo determinado, tomando en cuenta cada débito y crédito otorgado.
En la balanza de pago se lleva control de los saldos por exportaciones de bienes y servicios, pero también de las importaciones de los mismos. También se reflejan los créditos o financiamientos de instituciones públicas y la inversión extranjera directa, así como los cambios en las reservas internacionales.
“El objetivo de estos recursos es contribuir a asegurar la estabilidad de los indicadores macroeconómicos del país, entre los que se destacan las reservas internacionales brutas”, detalló Rosales.
Datos oficiales del BCN demuestran que hasta el día cinco de mayo, el saldo de las reservas se encontraba en un mil 542 millones de dólares, es decir que representa una cobertura de recursos brutos sobre la base monetaria, que es la suma de los saldos de la emisión de dinero y del encaje efectivo sobre los depósitos en córdobas que las instituciones financieras depositan en el banco, de 2.9 por ciento.

Alto porcentaje de reservas internacionales
Rosales indicó que la importancia de mantener un alto porcentaje de reservas internacionales, consiste en que existen mayores posibilidades de utilizar dichos recursos en momentos de crisis económica nacional.
Estos 18 millones de dólares funcionan como una fuente de financiamiento que va primero a las reservas internacionales y posteriormente, puede destinarse a saldar compromisos crediticios con organismos internacionales, tratando de aportar a la cancelación de la deuda externa.
El representante del BCN informó que ya se encuentra estableciendo conversaciones con funcionarios del FMI con el objetivo de aclarar las dudas, que este organismo ha manifestado, respecto al reglamento de la Ley Especial para el Establecimiento de Condiciones Básicas y de Garantías para la Renegociación de Adeudos entre las Instituciones Microfinancieras y Deudores en Mora, la normativa de la Superintendencia de Bancos y el estatuto sobre las tarjetas de crédito.
“Hoy (ayer), hablamos sobre la Ley de Adeudos y en estos próximos días estaremos abordando el tema de la normativa de tarjetas de crédito, que es un poco más amplia”, expresó. Aunque el diálogo permanece fluido entre Nicaragua y el FMI, Rosales reconoció que no “está seguro” si el país pueda ir al Directorio de este organismo antes que finalice mayo, ya que son temas delicados que deben esclarecerse.