Economía

Es mejor negociaciones largas que un mal acuerdo con Europa

* No hay prisa para llegar a Madrid el 18 de mayo sin cumplir con las expectativas centroamericanas * Europa demanda facilidades para penetrar servicios en América Central y el istmo pide mas acceso de mercancías de la región a viejo continente

El empresariado nicaragüense demanda lograr un buen pacto en las negociaciones entre Centroamérica y la Unión Europea, por encima de cumplir con la fecha, del 18 de mayo, programada para la firma del acuerdo a suscribirse ese día en Madrid, según un comunicado de la organización gremial.
El comunicado fue presentado por Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, al embajador Mendel Goldstein, Jefe de la Delegación de la Unión Europea, UE, para Centroamérica y Panamá, en el cual expresan la posición oficial del empresariado nicaragüense con relación a las negociaciones del Acuerdo de Asociación, AdA, entre Centroamérica y el viejo continente.
En la reunión, donde también estuvieron presentes varios embajadores de diferentes países europeos, se detallaron los resultados que Nicaragua espera lograr en las mesas de negociaciones durante la ronda de la semana entrante que se llevará a cabo en Bruselas.
Algunos de estos aspectos son la consolidación del Sistema de Preferencias Generalizadas, SPG plus, mediante el acceso a una cuota de 300 mil toneladas métricas de azúcar, más un crecimiento del cinco por ciento anual para la región y un trato superior al negociado en la Organización Mundial de Comercio, OMC, con respecto al banano.

Reglas de origen
También se discutió la necesidad de garantizar una regla de origen estricta para el café en el caso de Centroamérica, mientras que para los productos industriales se señaló la relevancia de una regla flexible, acorde a la realidad y estructura productiva de la región.
“Uno de los puntos de gran importancia para nosotros es el garantizar el acceso preferencial para las mercancías originarias, producidas en zona franca y regímenes especiales aduaneros”, expresó José Adán Aguerri, presidente del Cosep. Otro de los tópicos expuestos en el encuentro fue el acceso a mercado de cuotas para arroz, carne y lácteos, así como el tema de servicios de transporte internacional.
Además se reiteró la relevancia del reconocimiento de las asimetrías a favor de Centroamérica, con la inclusión de cláusulas relativas al trato preferencial y diferenciado, la exclusión de sectores sensibles de la economía y la salvaguarda agrícola e industrial.
Aguerri sostuvo que a la vigencia del acuerdo, deberán desgravarse en las correspondientes canastas, los aranceles ad valorem, los aranceles estacionales y precios de entrada de todos los productos negociados en el mismo. A la vez, recordó el establecimiento de un Fondo Común Centroamericano para la Inversión, que permita mejorar estratégicamente, las condiciones de productividad, competitividad y desarrollo integral de la región.

Un buen acuerdo
“Esperamos que los embajadores que recibieron nuestra posición retroalimenten la información a sus respectivas cancillerías y países, porque esperamos obtener un buen acuerdo en el tiempo propuesto y la verdad es que estamos optimistas en la posibilidad de flexibilidad y que estos puntos van a ser respondidos en esta negociación”, agregó el representante del Cosep.
Por su parte, Goldstein, consideró que la posición del Cosep es razonable y coincidente con la de otras agremiaciones empresariales del resto de los países centroamericanos. “Hay muchos puntos cruciales sobre la mesa de discusión. En cada negociación hay presiones, es normal, pero esperamos que nadie se levante de la mesa de negociaciones”, indicó.
Goldstein se refirió a las declaraciones de la embajadora de Alemania en nuestro país, Betina Kern, quien aseguró que el verdadero interés de la UE con la firma de este Acuerdo de Asociación, no es económico ni comercial, sino promover los procesos de integración a nivel de la región centroamericana ya que el istmo representa únicamente el 0.5 por ciento del intercambio comercial del mercado europeo.
“Es verdad que América Central no es la primera región de exportación tal como lo reflejan las cifras, pero es un mercado interesante, una región de 40 millones de habitantes donde nos gustaría que haya más servicios europeos y más inversión europea”, resaltó.
De igual forma, reconoció que faltan puntos vitales para las economías de los países centroamericanos, tales como acceso al mercado, reglas de origen y establecimiento de cuotas, las que apuntó dependerán de las ofertas y contrapropuestas de acceso a servicios que el istmo presente.
En cuanto al calendario a seguir, el próximo domingo se desarrollará una reunión ministerial en Bruselas, y del 19 al 23 se espera concluir toda la parte comercial, de manera que los ministros analicen y afinen detalles el sábado y domingo de esa misma semana. El 26 de abril, se tiene programado el cierre del pilar político y de cooperación.

Potencial del Mercado Europeo
Según datos de Eurostat, en el 2008 el volumen total del comercio de la UE, es decir el valor total de todas las importaciones y exportaciones con el resto del mundo, sumó un monto de casi 2,86 billones de euros. Además, el comercio interno entre los países miembros de la UE, sumó un monto de 5,06 billones de euros.
Este bloque de 27 naciones y más de 500 millones de habitantes, figura como número uno del mundo en volúmenes de exportación y segundo en volúmenes de importación, después de los Estados Unidos.
En su relación con Centroamérica, el volumen de comercio total de la UE sumó más de 10 mil millones de euros durante en 2008. Las importaciones de la UE desde la región centroamericana representaron el 0,34 por ciento del total de sus importaciones, mientras que las exportaciones hacia Centroamérica sumaron un 0,39 por ciento del total de sus exportaciones.