Economía

“No negociamos un Cafta”


Luis Galeano

Mendel Goldstein, jefe de la Delegación de la Unión Europea, UE, para Centroamérica y Panamá, indicó ayer que la región debe entender que el Acuerdo Comercial de Asociación que se negocia actualmente entre Europa y los países del istmo “no es un Cafta” y que por tanto, es más complejo alcanzar consenso, pero a la vez más beneficioso.
Goldstein, luego de sostener un encuentro amistoso con el ex presidente Enrique Bolaños, en el que abordaron un posible apoyo de la UE a la Fundación que el ex funcionario dirige, dijo que confía en que las diferencias y trabas que existen para alcanzar la rúbrica del Acuerdo, serán superadas “en mayo o en cualquier momento”.
“Yo lo veo posible, lo que pasa es que hace falta concesiones de ambas partes, ojalá y que ocurra en las próximas semanas”, dijo Goldstein. La región centroamericana ve poco probable la firma del Acuerdo en mayo por la inflexibilidad de la UE ante la demanda de ampliar la cuota de las exportaciones de productos sensibles.
“Nicaragua y Centroamérica, necesitan un acceso lo más amplio posible para sus productos como azúcar, carne, plátano, pero bueno es una negociación comercial, pero además hay temas políticos, no es un simple acuerdo de comercialización de productos, no es un Cafta”, dijo Goldstein.
Para Goldstein “es correcto” cuando América Central dice que hay mucha asimetría entre las regiones, “pero existe la cooperación, el diálogo político, porque tenemos una historia de 30 años de ser socios con la Unión Europea y eso no se puede perder de vista”.
Centroamérica aún no tiene en su agenda la suspensión de las negociaciones del Acuerdo de Asociación, pese a las diferencias que mantienen en varios aspectos, según dijeron los negociadores del istmo, que se encuentran en una reunión preparatoria en El Salvador para la próxima ronda de negociaciones, prevista para el próximo 19 de abril en Bruselas. 

Temas pendientes se pueden superar
“Creo que las cosas que están pendientes se pueden superar, se trata de armar un paquete en donde todos queden satisfechos y no es algo fácil, porque siempre habrá quien se queje de que no le hayan dado una cuota que corresponda a sus posibilidades”, dijo ayer Goldstein.
El embajador europeo dijo que aunque existen situaciones regionales que ponen en duda los avances de la integración como el reciente e inesperado cierre de fronteras entre Costa Rica, Nicaragua y Honduras, la confianza de la UE en ese proceso es real y están dispuestos a firmar el Acuerdo, porque aspiran a que la unión de los países se consolide a través del mismo.
“Creemos que podría dársele un impulso fuerte a la integración, porque nosotros requerimos algunas condiciones para éste acuerdo y Centroamérica afirmó que habrá un espacio común para nuestros productos, porque sino no nos interesa exportar a Guatemala y tener problemas en la frontera con los países vecinos”, dijo.
Recordó que la UE está apoyando la integración del istmo con proyectos de cooperación regionales con el SICA, con el Sieca, el Parlamento Centroamericano, Parlacen y la Corte Centroamericana de Justicia.
“Eso demuestra que no venimos a imponer a Centroamérica, porque tenemos una relación ya histórica de mucha ayuda, de mucha cooperación y negocios, porque por ejemplo Nicaragua, ya exporta a Europa, mariscos, maní, carne, pero debemos impulsar esto para que sea regional”, estimó.
Goldstein dijo que el no llegar a firmar el Acuerdo el 18 de mayo durante Cumbre de la Unión Europea con América Latina y el Caribe, que se celebrará en esa fecha en Madrid, no significa que todo se habrá perdido, porque la voluntad de lograr aceptación de las partes existe.