Economía

Ventas “flojas” en casas populares

* La gente, según empresa privada, muestra interés, pero no compra * Sin embargo, en 2010, la apuesta del sector se mantiene en el segmento popular

Los empresarios del sector construcción, a nivel local, empezaron tensos en 2010, sin embargo, apuestan al sector popular para dinamizar el rubro. Aunque el pegón que tienen, según coinciden expertos en el tema, es el “bajo” ingreso económico de la población, lo que impide “dinamizar” las ventas de viviendas de interés social, incluyendo las que impulsa el Gobierno, que son las más baratas del mercado.
Alfonso Silva, Presidente de la Cámara de Urbanizadoras, Cadur, advirtió ayer que el programa de construcción de viviendas sociales va “a un paso lento” en el país, ya que las solicitudes formales para la obtención de los créditos hipotecarios, son pocas. 
“Está llegando un número masivo de pobladores a indagar sobre los requisitos para optar a una de estas viviendas y aclararse sobre lo que la Ley contempla. Hemos tenido un ritmo de entre 40 y 50 visitas por día, pero esto no necesariamente implica ventas, así que estamos dando un margen prudencial para cuantificar las solicitudes formales”, aclaró sin adelantar cifras al respecto.
Silva detalló que la inversión por parte de los urbanizadores de las primeras cinco mil viviendas, previstas por el sector privado para el presente año, ronda los 50 millones de dólares.
Eso no incluye la colocación del crédito hipotecario, ni lo que la banca va a generar a través de este tipo de negocios. En ese contexto informó que se organizó una comisión de seguimiento para encontrar dónde se encuentran los problemas fundamentales del programa en mención.
“Nos planteamos las preocupaciones, porque de los 22 proyectos, hay 10 metidos en  ventanilla única y no queremos que dentro de tres meses estemos evaluando y tengamos que decir que la ventanilla única no funciona, así que tenemos que prevenir que esta ventanilla funcione”, detalló. 

Ingresos es el pegón, y cobertura es mínima
La gerente de Préstamos Personales del Banco de Finanzas, BDF, Antonella Cardenal, admitió que la dificultad que enfrentan para activar las ventas de casas de interés social son los sueldos que percibe el segmento popular, que no siempre son suficientes para ser sujetos de crédito.
Cardenal subrayó que la demanda potencial de las viviendas descritas alcanza el medio millón en el país. Sin embargo apenas se logrará colocar este año 4,800 es decir un poco menos del uno por ciento.
El empresario de bienes raíces, Abraham Blandón, ejemplificó que para adquirir una casa de interés social, el ingreso familiar debe ser de por lo menos 400 dólares al mes, equivalentes a 8 mil córdobas, ya que las cuotas mensuales oscilan entre los 80 y 150 dólares.
En Nicaragua sin embargo, la mayoría de empleados del sector formal, ganan al mes, entre 4 mil y 5 mil córdobas, por lo que toma tiempo adquirir una casa bajo esa categoría.
“Hablamos de casas que miden un poco más de 40 metros cuadrados, que pueden costar desde 12 mil hasta 16 mil y 25 mil dólares. Pero somos optimistas, creemos que este es el segmento que nos puede activar, aunque las utilidades son mínimas”, refirió tras participar en el XV Congreso de la Federación Centroamericana de Bienes Raíces (Fecepac).
En 2009, fue así. Según Blandón, las viviendas descritas fueron las que asomaron en el mercado el año pasado. “Claro en ventas si lograbas colocar antes (de 2009) de tres a cuatro casas al mes, en general, el año pasado sólo lograbas vender una, pero este año pensamos que esto va a mejorar (en parte por la recuperación de la economía mundial)”, planteó.
Cardenal, en ese sentido, recalcó que hay programas flexibles para el segmento. Por ejemplo el BDF está enfocándose en personas que cotizan al INSS y en aquellos que reciben remesas. Así como en retirados menores de 60 años con capacidad de pago.