Economía

El Niño afecta a pescadores del Pacífico


Cristhian Marenco

El fenómeno de El Niño redujo hasta en un 40 por ciento los volúmenes de captura de las distintas especies de peces en las costas del Pacífico de Nicaragua, según indicaron representantes de la Federación Nicaragüense de Pescadores Artesanales, Fenipesca.
“Este fenómeno trajo el recalentamiento de las aguas y en consecuencia la ausencia de muchas especies marítimas y todo esto ya se está reflejando en la falta de volúmenes de producción, por lo que hemos dejado de producir el 40 por ciento, cifra que tiene que ver con medio millón de libras que se han dejado de capturar”, indicó Cairo Laguna, presidente de Fenipesca.
Aunque Laguna reconoce que otras asociaciones relacionadas al sector de la pesca han informado que todavía no presentan pérdidas en sus actividades, es necesario esperar un tiempo prudencial de por lo menos cuatro meses para conocer las verdaderas afectaciones.
Por su parte, Antonio Ramos, secretario de actas y acuerdo de Fenipesca y pescador artesanal del Golfo de Fonseca, consideró es necesario que el gobierno tome las medidas necesarias para apoyar al sector.
“Sería indicado que el gobierno ayude a todos los pequeños pescadores que carecemos de los recursos suficientes para hacerle frente a la crisis, por ejemplo se puede hacer un estudio de biología marina para conocer cuáles son las especies presentes en nuestras aguas y cuáles se han retirado como producto del calentamiento, para así saber qué es lo que vamos a ofrecer”, apuntó, Ramos.
De igual forma destacó que se requiere invertir en el patrullaje de la guardia naval para evitar caer en la competencia desleal de los pescadores que salen al mar en horas de la noche o de piratas de los países vecinos.

Bajan exportaciones
Ramos señaló que las exportaciones a Costa Rica y a El Salvador han disminuído considerablemente, a consecuencia de la baja en la captura, ya que las especies que más se sacaban del mar, han emigrado en busca de aguas más frescas y con mejor alimento.
“Estamos muy preocupados por la situación porque antes mandábamos semanalmente 120 quintales a Costa Rica y ahora con costo reunimos 10 quintales y lo mismo está pasando con las exportaciones a El Salvador que bajaron de 30 quintales por semana a siete quintales que con mucha dificultad logramos sacar”, añadió.
De acuerdo con Ramos, la disminución en la actividad pesquera artesanal está afectando la economía de los hogares, cuya única fuente de ingresos es la pesca, de tal modo que muchas de las 600 familias aglutinadas en Fenipesca, pueden llegar a caer en incumplimiento de sus compromisos de pago con las diferentes instituciones financieras.