Economía

Hogares con pesimismo sobre capacidad de compra


Cristhian Marenco

Según la segunda encuesta de confianza del consumidor realizada en junio del 2009, por la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social, Funides, el 56.4 por ciento de la población mantiene una baja capacidad de compra y aunque los indicadores demuestran una leve mejoría con respecto de marzo de este año, todavía es mucho menor en relación con el mismo período de 2008.
Del total de la población consultada, sólo el 20.9 por ciento indicó que su capacidad adquisitiva ha mejorado, mientras que el 22.7 por ciento mantiene los mismos niveles de compra.
Aunada a la actual situación de crisis, las expectativas de una variación en la capacidad de compra siguen siendo pesimistas. El 44.5 por ciento de los hogares opinó que su capacidad se mantendrá igual en los próximos doce meses, mientras que el 19.6 por ciento consideró que aumentará.
Así mismo, sólo el 15.7 por ciento de los hogares respondieron que los ingresos brutos les permitirán hacer compras mayores como casas, mobiliarios, automóviles y equipos para el hogar.
En el estudio también se destaca que el 1.9 por ciento señaló que éste era un buen momento para hacer compras mayores en casa, el 7.5 por ciento en mobiliarios y equipos del hogar, y el 2.4 por ciento en automóviles. Estos resultados muestran una disminución de la voluntad de los hogares para hacer este tipo de compras con respecto de marzo de 2009.

Difícil un puesto de trabajo
En cuanto a las perspectivas de empleo, el 26.3 por ciento de los hogares considera que la situación para conseguir un puesto de trabajo será mejor en los próximos meses, el 25.8 por ciento piensa que se mantendrá igual y el 43.7 por ciento que empeorará. Este comportamiento muestra una mejora de las expectativas de empleo de los hogares con respecto de marzo de 2009.
A pesar de que algunos indicadores muestran una pequeña recuperación en cuanto a las esperanzas del mejoramiento de las condiciones para conseguir empleo, el 47.4 por ciento de la población destaca que la economía del hogar continúa siendo principalmente afectada por el aumento en los precios de los alimentos.
El 30 por ciento de las personas consultadas apuntaron que otro de los principales puntos que influye en la situación económica de los hogares, es el aumento en el costo de la energía eléctrica, mientras que el 22.5 por ciento resaltó el aumento en los costos del transporte como factor determinante para el bolsillo nicaragüense.
El 58.7 por ciento de los hogares, señaló que los incrementos en los ingresos no han sido suficientes para compensar el alza de precios, y el 31.0 por ciento señaló que sus ingresos son los adecuados para hacerle frente a los gastos.
Un 88.4 por ciento de los hogares reportó que no han tenido aumento en sus ingresos o que dichos incrementos no han sido suficientes para compensar el alza en los precios por lo que para enfrentar esta situación han tenido que reducir el consumo general.
Para hacerle frente al aumento de los gastos del hogar, el 7.4 por ciento de los encuestados ha recurrido a préstamos de bancos o amigos, el 2.8 por ciento ha reducido el consumo de bienes duraderos, mientras que únicamente el 1.1 por ciento ha recibido remesas adicionales a las esperadas.

Empresas también pesimistas
Paralela a esta encuesta a los consumidores, el Funides realizó una de confianza e intención de las empresas, cuyos resultados continúan mostrando pesimismo en cuanto a la situación económica del país en su conjunto y el clima de negocios, donde intervienen factores, tales como la inflación, corrupción, entorno político, costo de la energía, entre otros.
La medición muestra que una mayoría relativa de las empresas sigue reportando una caída en sus ventas y que no ampliarían su inversión.
De las 67 empresas encuestadas, más del 75.1 por ciento percibe que la situación de la economía del país, en su conjunto, es peor que la del año pasado, menos del 1 por ciento percibe que es mejor, mientras que un 24.5 por ciento considera que es igual. A pesar del pesimismo en el ambiente empresarial de los negocios consultados, hay una marcada mejora en cuanto a las percepciones de los mismos con respecto de las encuestas de marzo de 2009 y de junio de 2008.
Asimismo, sólo el 24.3 por ciento de las empresas reportó mayores ventas en el primer trimestre del 2009 con respecto del mismo trimestre del año anterior, 43.1 por ciento reportó menores ventas y 32.6 por ciento ventas similares. Es necesario resaltar que desde el primer trimestre de 2008 hay un decrecimiento de la venta de productos en general.
Para culminar, el 88.4 por ciento de las empresas continúa opinando que el clima de inversión es desfavorable, el porcentaje de empresas que lo considera favorable es nulo y el 11.2 por ciento opina que se ha mantenido igual. Estos últimos resultados muestran un deterioro con respecto de las mediciones del año pasado.