Economía

Bernanke cree que recesión puede haber terminado


WASHINGTON / AFP
El presidente de la Reserva Federal (Fed) estadounidense, Ben Bernanke, estimó este martes que la recesión iniciada en diciembre de 2007 “probablemente haya terminado”, un año después del pánico financiero provocado por la quiebra del banco de inversiones Lehman Brothers.
“Desde un punto de vista técnico, la recesión muy probablemente haya terminado actualmente”, declaró Bernanke, en una conferencia ante la Brookings Institution, un reputado centro de reflexión de Washington, a un año exactamente de la quiebra del banco de inversiones Lehman Brothers.
Esa declaración de bancarrota es considerada el elemento desencadenante del pánico financiero, que, aunque contenido por la movilización rápida y sin precedentes de los poderes públicos, precipitó el hundimiento de la economía estadounidense, que había entrado en recesión nueve meses antes.
Dada la prudencia habitual de Bernanke, su declaración tiene valor de reconocimiento de que la recesión más larga que haya conocido Estados Unidos desde 1945 llegó efectivamente a su fin, tal como lo dejaron entrever las actas de la última reunión del Comité de mercado abierto de la Fed publicadas el 9 de septiembre.
El presidente de la Fed recordó el pronóstico del banco central de que la recuperación podría ser muy lenta y el desempleo continuar incrementándose hasta fin de año y durante buena parte de 2010.
Bernanke vio por otra parte señales “alentadoras” para los bancos estadounidenses, que según él son menos dependientes de los programas especiales implementados por la institución que dirige para enfrentar la crisis.
La tarea de datar la finalización de la recesión en Estados Unidos corresponde oficialmente a un centro de investigaciones privado, la Oficina nacional de investigaciones económicas (NBER), pero existe consenso entre los economistas para situarla en agosto.

Estiman que recuperación comenzó
El secretario del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner estimó a comienzos de septiembre que la recuperación había comenzado, aunque muy lentamente.
El lunes, el Tesoro sentó las bases para la reducción del apoyo al sistema financiero del país. Están llegando a su fin algunos de sus programas implementados luego de lo que retrospectivamente se comienza a llamar el Gran Pánico de septiembre de 2008.
Sin embargo, estimó el Tesoro, “siempre habrá que mantener algunas políticas existentes de apoyo excepcional” para luchar contra la crisis, dado que “la normalización de los mercados financieros hoy sólo es parcial y frágil, y la reactivación económica está en el mejor de los casos en una fase naciente”.
Los programas puestos en práctica por la Fed en apoyo a la liquidez y al crédito, financiados con miles de millones de dólares, continúan vigentes y muchos de ellos fueron extendidos más allá de fin de año.
El Comité de política monetaria de la Fed (Fomc) se reunirá los 22 y 23 de septiembre. Los debates versarán sobre los medios para reducir la ayuda que el banco central brinda a la economía de la manera más imperceptible posible y en el momento apropiado.
El presidente Barack Obama, excluyó el lunes que hubiera un plan de reactivación presupuestaria además del de 787,000 millones de dólares aprobado en febrero. Pero las autoridades estadounidenses, al igual que las de otros países industrializados o emergentes del G20, consideran que todavía es demasiado pronto para que el Estado federal abandone la economía a su suerte.
“Todavía necesitaremos tiempo para salir” del atolladero, declaró Geithner este martes a la cadena de televisión ABC, al estimar que no existe una receta “instantánea” para arreglar todo “rápido y fácilmente”.