Economía

Baja importación de bienes del mercado mundial

* Compras de manufacturas intermedias cayeron en forma importante * Adquisición de artículos de consumo también decayeron

Ervin Sánchez

La reducción en un 24 por ciento de las importaciones de bienes intermedios y la contracción en un 20.9 por ciento de las compras exteriores de bienes de capital a nivel general, hasta julio pasado, es un reflejo de la baja en la actividad económica de Nicaragua, influida por los efectos recesivos de la economía internacional y por problemas propios del país.
Según cifras del Banco Central, las importaciones acumuladas CIF de mercancías han decrecido un 25 por ciento al mes de julio de 2009, en comparación a igual período de 2008. La terminología CIF, usada en el comercio internacional, incluye costo de la mercancía, seguro y flete al puerto de destino convenido.
De hecho, la caída absoluta en las importaciones CIF totalizan a finales de julio pasado, un total de 657.1 millones de dólares, pero al finalizar el año, algunos economistas consideran que la caída puede arribar a los 800 millones de dólares.
En un desglose de la actividad importadora, el informe destaca que también las importaciones de bienes intermedios para el sector agropecuario cayeron en un 25 por ciento, para la industria las compras bajaron en un 19.8 por ciento y para la construcción en un 38 por ciento.
A la par en la información se refleja una contracción en las adquisiciones externas de bienes de capital, en términos de un 20.9 por ciento, lo que da por resultado una baja fuerte en la inversión bruta fija interna, lo que a su vez explica la caída en un 16.3 por ciento en el valor total de las importaciones.
Por otra parte, la baja en las compras externas de bienes de capital para el sector agropecuario ha sido de 26.8 por ciento, para la Industria del 19.8 por ciento y para el transporte de 22.4 por ciento.

Baja compras de bienes de consumo
Por otra parte, las importaciones de bienes de consumo decrecieron en el período en un 8.2 por ciento, lo cual se desagrega en una baja del 0.2 por ciento para mercancías no duraderas, dentro de las cuales se encuentra el rubro de alimentos, que cayeron en un 19.9 por ciento, en tanto que las compras de vestuario y calzado bajaron en un 12.3 por ciento.
Las compras al mundo de medicinas y productos farmacéuticos aumentaron en 25 por ciento, mientras que las de consumo duraderos bajaron en un -37.8 por ciento, y dentro de éstos, los electrodomésticos y otros artículos de uso doméstico cayeron en un -60 por ciento.
Las compras de petróleo y sus derivados cayeron en un 46.4 por ciento, principalmente por la baja en la actividad económica, en comparación al año anterior. La caída en las importaciones de hidrocarburos explica el 47 por ciento de la caída total en el valor de las importaciones totales.
Estas caídas reflejan la contracción del crédito al consumo, la disminución en el flujo de remesas, la disminución de los ingresos de los hogares y la incertidumbre generada por la crisis, lo cual se ha traducido en una caída del consumo, y principalmente el consumo de bienes duraderos, aunque también se ha visto afectado el consumo no duradero - aunque claramente se percibe el aumento en las importaciones de medicinas.