Economía

Reproducirán prometedora variedad de frijol rojo


El ministro Agropecuario y Forestal, Ariel Bucardo, calificó de estratégica la producción frijolera para Nicaragua, al participar en la firma de un convenio de innovación en la cadena del frijol rojo entre el Instituto Interamericano para la Agricultura (IICA), a través del Proyecto Red Sicta, la Asociación de Productores de Santa Lucía, Asoprol, y el Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria, INTA.
“La producción de frijol es estratégica para el pequeño productor, porque le garantiza su propia comida, pero también es estratégica para el país, porque necesitamos mejorar la productividad para aprovechar la demanda de los mercados internacionales”, sostuvo el ministro.
El convenio firmado en el IICA utilizará recursos superiores al millón de dólares, de los cuales el Proyecto IICA-Red Sicta aporta en efectivo más de 157 mil dólares, el INTA 35 mil dólares en asistencia técnica, y Asoprol 985 mil dólares correspondientes al uso de tierras, mano de obra y la infraestructura instalada, que se utilizará en la limpieza y procesamiento de la cosecha de frijol para semilla y de grano para consumo.
El proyecto Red Sicta fue creado en 2004 por el IICA, la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación Cosude, que destinó unos 10 millones de dólares para financiar innovaciones agroproductivas y comerciales hasta el año 2012, en las cadenas de maíz y frijol de los siete países del istmo centroamericano.
El convenio con Asoprol y el INTA es el primer proyecto que financia IICA-Red Sicta en Nicaragua en su segunda fase sobre innovaciones productivas y comerciales en frijol rojo para semilla y grano para consumo humano. Los beneficiarios directos serán 200 pequeños productores de los municipios de Santa Lucía, Teustepe y San Lorenzo, en el departamento de Boaco, con experiencia en producción de semilla, de la que obtienen unos 20 quintales por manzana, alrededor de 24 quintales por hectárea.
El Coordinador de Red Sicta, Armando Ferrufino, dijo que la alianza validará la variedad Seda 7, la más reciente tecnología creada por el INTA, y una variedad local de frijol rojo claro que está en peligro de perderse, a pesar de ser muy similar al frijol rojo seda, el más apetecido por los consumidores nicaragüenses.
La alianza también evaluará la fertilización apropiada con base en análisis de suelos, manejo de plagas y enfermedades, conservación de suelos en laderas, buenas prácticas de manufactura, mejoramiento de la planta procesadora del grano y la creación de una marca propia para vender directamente las cosechas.
“Para elaborar este proyecto hemos tenido un proceso muy participativo de los socios de Asoprol y del INTA, lo que nos permitió hacer un diagnóstico de las potencialidades en cada eslabón de la cadena”, destacó.
El presidente de Asoprol, Wilfredo Cerafín, dijo que los socios tienen interés en fortalecer la producción y el comercio del grano, por lo que adelantó que las adecuaciones planificadas para la planta deberán separar los procesos de selección, limpieza y empaque para grano y para semilla.
El representante del IICA, Gerardo Escudero, destacó el apoyo financiero que otorga la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación Cosude, para desarrollar estos proyectos de innovación en frijol y maíz.
Para Nicaragua son de mucha importancia proyectos como el de Asoprol, porque pueden ayudar a devolverle al país su condición de granero de Centroamérica, pero también para garantizar una base local de producción de granos para no desabastecer el mercado nacional”, subrayó el representante del IICA.