Economía

Nicaragua casi en la cola en transparencia presupuestaria


Ervin Sánchez

Nicaragua se encuentra en antepenúltimo lugar en materia de transparencia presupuestaria, situación que el país ha mantenido en los últimos tres gobiernos, aunque ha habido algunos avances en materia de implementación de leyes y en torno a la percepción que tiene la sociedad civil y académicos al respecto.
El planteamiento es realizado por medio del Índice de Transparencia Presupuestaria 2007, que diversas organizaciones realizan a nivel latinoamericano, y que en el caso de Nicaragua lo hacen la organización Cisas y el Instituto de Estudios Estratégicos y de Políticas Públicas.
El análisis fue realizado en nueve naciones latinoamericanas, de las cuales la que tuvo mejores resultados fue Costa Rica, en cuanto a la percepción de encuestados sobre la transparencia en la realización y ejecución de los presupuestos nacionales, y la peor fue Venezuela.
Las naciones examinadas son Bolivia, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Ecuador, México, Nicaragua, Perú y Venezuela.
Respecto a las conclusiones que salieron de una serie de encuestas realizadas por los dos organismos mencionados a nivel de Nicaragua, Javier Meléndez, del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas, dijo que al igual que en la mayoría de las naciones examinadas, hay falta de capacidad de monitoreo presupuestario de parte de las organizaciones de la sociedad civil.
En ese sentido, esa poca capacidad de monitoreo se revela también en una débil transparencia en la formulación y ejecución de los presupuestos, además, escaso conocimiento de legisladores al respecto, solamente unos cuantos de la Comisión Económica de la Asamblea, en el caso de Nicaragua, por lo cual el debate legislativo es un tanto pobre al respecto.
Poco avance
Se han dado algunos avances en cuanto al escrutinio público, pues éste ha aumentado, y tal situación se expresa en muchas ocasiones a través de los medios de comunicación, lo que se debe a reformas que se hicieron para ayudar a volver más transparente la discusión de los presupuestos, pero esos esfuerzos aún son insuficientes.
De acuerdo con el análisis, Nicaragua se mantiene con una baja calificación de transparencia presupuestaria y de participación de la sociedad civil en la discusión, formulación y ejecución del presupuesto, y de hecho, entre los nueve encuestados, ocupa el sexto lugar entre los que peor lo hacen.
De hecho, falta rendición de cuentas en cada una de las fases de la creación y puesta en marcha de los presupuestos, y también es sumamente baja la supervisión, la vigilancia y la fiscalización de estos procesos presupuestarios.
Por su parte, Ana Quiroz de Cisas manifestó que si los sectores que formulan y ejecutan los presupuestos fueran estudiantes de secundaria, todos estarían aplazados, aunque dijo que la variable mejor evaluada en la consulta hecha a nivel de Nicaragua, fue la participación legislativa en la formulación del presupuesto.
A la par se considera que en Nicaragua el tiempo para crear el presupuesto es poco, unos dos meses, lo que lleva a que casi no existan debates al respecto, y, además, no se le da el seguimiento necesario, por tanto, el desempeño o ejecución presupuestaria fue evaluado como malo.
También fue percibido como falta de participación ciudadana o de organizaciones de la sociedad civil en la formulación del presupuesto, la inexistencia del Consejo Nacional de Planificación Económica y Social a lo largo del corriente año.