Economía

Petróleo está rozando los 100 dólares por barril

* Combustibles afectarán severamente en 2008 a Nicaragua si no se cambia la forma de generar energía eléctrica * Record en el precio del crudo se ha roto

Ervin Sánchez

Es cuestión de tiempo, el barril de petróleo llegará y puede pasar de los 100 dólares antes que finalice noviembre, tras llegar el día de ayer a los 99.29 dólares por barril, sometiendo a países pobres como Nicaragua a tremendas presiones económicas, especialmente cuando dependen casi en su totalidad de fuentes térmicas para generar su energía eléctrica.
La alarma es planteada por César Zamora, quien de inmediato asegura que Nicaragua necesita urgentemente invertir en el desarrollo de fuentes de energía renovable para reducir la enorme dependencia que tiene el país de plantas térmicas.
Nicaragua depende, en la actualidad, casi en un 90 por ciento de plantas que queman búnker y diesel para producir la energía eléctrica que necesita el país, y en ese sentido, los altos precios del petróleo, que han roto un nuevo record, tienden a provocar efectos sumamente negativos en los costos de operación de las empresas y en el desarrollo económico de la nación.
Zamora, quien es presidente de la generadora Corinto Energy, se mostró alarmado por el alto valor del crudo, que llegó en su precio máximo a 99.29 dólares por barril en la jornada de ayer, destacando que podría llegar a los 100 dólares el próximo fin de semana, pese a que en el curso del día el precio del petróleo bajó un poco, hasta colocarse en 97.29 dólares.
Sin embargo, la tendencia es hacia el alza, dado que las naciones desarrolladas del hemisferio norte están entrando a la temporada invernal, período en el cual consumen grandes cantidades de fuel oil, para calentar las casas, lo que dispara el precio de ese combustible, que, señala Zamora, precisamente es el usado para hacer funcionar la mayor parte de las plantas de generación de electricidad en Nicaragua.
Record nunca antes alcanzado
El precio del barril de petróleo tocó los 99.29 dólares, record nunca antes alcanzado, lo que constituye un grave problema que podría convertirse, si llega a los 100 dólares, en un freno a la economía mundial, y afectar fundamentalmente a las naciones en desarrollo.
Recordó también Zamora que en las vacaciones de fin de año, en Estados Unidos y en Europa se disparan los viajes para visitar a familiares, lo que presiona el uso de los combustibles y, por lo tanto, eleva el precio. “Lo más preocupante, afirma el también presidente de la Cámara Americana Nicaragüense de Comercio, es que el búnker, que es nuestra referencia para la generación de electricidad en Nicaragua, está aumentando de precio, pues es usado para calefacción, pese a que es un combustible residual.
Asegura Zamora que el búnker es más barato que el petróleo entre 10 y 20 dólares, pero vemos que se está acercando peligrosamente al precio del crudo, por lo que podemos decir que este combustible puede llegar a tener costos de hasta 80 dólares por barril en promedio para el próximo año.
Señaló el experto que el incremento en el costo del búnker elevará necesariamente el valor de la tarifa de electricidad y, de acuerdo con sus cálculos, por cada córdoba que aumenta el costo de la energía, la inflación sube unos diez centavos de córdoba, lo que revela un efecto multiplicador negativo, que se puede revertir, pero sólo con las fuentes renovables de energía.
Llaman a independencia del petróleo
Para Zamora, Nicaragua debió independizarse de los combustibles fósiles para generar desde hace unos cinco años, pero no se hizo, y ahora se vuelve necesario entrar a un plan estricto de ahorro de energía individualmente, reduciendo el consumo y haciendo más eficiente las empresas, las máquinas y equipos.
Otra medida está en la urgente necesidad de que el gobierno defina su política para inversión en generación con energías renovables, tanto como Estado, o Estado-privados o privados, pero se debe priorizar con urgencia para que se comience la transformación de la matriz energética de Nicaragua.
Para realizar esos cambios, el país necesita invertir alrededor de 200 millones de dólares a lo largo de los próximos cinco años en proyectos de energía renovable y reducir la matriz energética del 90 al 50 por ciento.
Zamora destaca que la inversión privada y extranjera en el año en curso fue de aproximadamente 250 millones de dólares en todos los rubros, especialmente en zonas francas, pero la inversión en generación de energía sólo fue de 15 millones de dólares, y en ese sentido el país se está quedando atrás cada vez más.
Con una inversión de 200 millones de dólares anuales, rápidamente se reconvertirían 300 megavatios de energía generada con búnker o diesel a cualquier otra fuente renovable.
La capacidad de generación actual del país anda por los 700 megavatios, pero efectivamente sólo se están produciendo unos 450 megavatios.
La tarea a realizar entonces es superar una situación de triple crisis, con insuficiente abastecimiento de energía, falta de financiamiento y un sector ineficiente que por medio del robo pierde el 30 por ciento de la energía que genera, y por la obsolescencia de los equipos, lo que dificulta hacer viable al país.