Economía

Las mipymes sobreviviendo contra viento y marea

Contra viento y marea muchas de las pequeñas y medianas empresas han sobrevivido en las últimas décadas y están construyendo una plataforma para el desarrollo, pero teniendo frente de sí un panorama muy oscuro, que es espoleado por una inflación de costos provocada por un inusitado aumento en los precios internacionales del petróleo

Ervin Sánchez

La veloz carrera de los carburantes hacia la barrera ya no tan sicológica de los 100 dólares por barril, revela un escollo aparentemente infranqueable, incluso para industrias grandes, pero para dirigentes de la pequeña y mediana empresa, es otro de los retos a superar para sobrevivir en emergencia, como han estado viviendo a lo largo de las últimas décadas.
“Ya hemos estado ‘mordiendo el leño’ por mucho tiempo y vamos a sobrevivir”, afirma Gilberto Alcocer, presidente del Consejo Nicaragüense de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (Conimipyme), para quien retos como la actual situación que vive Nicaragua, representan oportunidades a superar, aunque para otros sectores sean barreras que sienten que difícilmente podrán franquear.
De hecho, a lo largo de los últimos tres períodos de gobierno, las más de 150 mil medianas y pequeñas empresas del país han sido excluidas de los espacios de influencia en la política pública, a pesar de representar el 99 por ciento de las empresas del país y de sostener más del 90% del empleo urbano, destaca el líder pequeño empresarial.
Ese alejamiento de las esferas de decisión provocó que el sector estuviera prácticamente marginado, sin embargo, Alcocer sostiene que algo se ha hecho a partir de la unidad del sector alrededor del Consejo, en la búsqueda de que la Asamblea Nacional apruebe algunas leyes que serán de beneficio para la mediana, pequeña y microempresa.
El gran tamaño del conjunto de la mediana, pequeña y microempresa hace que, en realidad, generen el 70 por ciento del empleo nacional y aporten el 40 por ciento del Producto Interno Bruto nacional (PIB), pero además producen el 30 por ciento de las mercancías y materias primas que son exportadas.
Toda esa labor choca, sin embargo, no sólo contra los exorbitantes precios de los carburantes, que elevan los costos de producción vía transporte de las mercancías y vía consumo de electricidad en el proceso de generación del bien, sino que, a la par, el sector no cuenta con acceso a financiamiento para poder expandir sus operaciones y aún debe aguantar los cortes de energía eléctrica.

A elevar calidad y expandir operaciones
Con todo eso hemos sobrevivido y estamos dispuestos a elevar la calidad del sector, a hacer crecer las empresas, y, por lo tanto, no debemos ser subestimados, advierte el dirigente empresarial, quien llamó al gobierno de Nicaragua a concertar una agenda nacional Mipyme, tomando en cuenta la capacidad del sector de generar empleo y por lo tanto de reducir la pobreza.
En ese sentido, Conimipyme se considera como un factor importante para reducir la pobreza, ayudar al crecimiento económico y al desarrollo del país, pero eso se logrará si crea un clima favorable.
Un ambiente favorable que podría ser impulsado por la aprobación y ejecución de leyes como la de sociedad de garantías recíprocas, las garantías mobiliarias y la ley de fideicomiso, además, que el sector va en busca de la creación de un banco de las mipymes
Configurar un entorno legal es sumamente importante para las mipymes, mediante el cual puedan operar y desarrollarse las empresas del sector, por lo cual buscan apoyarse en la ley mipyme, en una propuesta de reforma a la política fiscal y a la Ley de Contrataciones del Estado.
A la par se plantean establecer un sistema con información estadística sobre las mipymes e incorporar sus resultados a las cuentas nacionales, y, además, reducir los trámites de formalización y extender los beneficios de la simplificación administrativa al sector de la mediana y pequeña empresa.
Alcocer destaca que “si se crea un clima favorable las mipymes podrán generar más de un millón de nuevos empleos al cabo del término del período del actual gobierno, propiciando de tal manera la redistribución del ingreso y el crecimiento de la productividad, así como impulsando dinamismo y flexibilidad a la economía nacional al participar de manera activa en el comercio internacional.
Para los dirigentes de Conimipyme es muy importante poder juntar esfuerzos de todo el sector, encadenándolos para cooperar entre sí y poder mejorar la eficiencia productiva, reduciendo costos y buscando como conseguir mejores mercados.

Reingeniería financiera
En ese sentido, Alcocer destacó la necesidad de hacer una reingeniería financiera para favorece al sector, aprovechando nuevos servicios como el descuento de facturas y el leasing, entre otros, además de brindar capacitación, como organización, a sus ocho gremios asociados.
Como una meta de negociación para el sector está la creación de un fondo de capital de riesgo que sea manejado por agencias financieras gubernamentales, como por ejemplo el Banco de Fomento. Por otra parte, se plantean desarrollar la capacidad de los gremios para prestar servicios e integrarlos en las acciones del Estado, en tanto que se han puesto como metas la adopción de tecnologías y servicios tecnológicos mediante capacitación y diagnósticos que puedan realizar con las universidades.
Este planteamiento busca la reconversión tecnológica de las mipymes, a la cual además pueden ayudar las universidades, implementando en el interior del país nuevas carreras técnicas, o cursos especializados, a lo que contribuiría la incorporación de las tecnologías de la información y comunicaciones a las mipymes, creando portales colectivos, desarrollando sistemas de información gerencial y brindando capacitación en su uso y aprovechamiento.
Para el sector Mipyme, los acuerdos con el Fondo Monetario Internacional --que han perseguido mantener la estabilidad macroeconómica y reducir los efectos de los choques externos e internos-- no han promovido el crecimiento económico, que ha sido modesto, un 3.3 por ciento en los últimos años, porque no han incorporado una estrategia de desarrollo de largo plazo (incluyente) ni han contribuido de manera significativa a la reducción de la pobreza.

Mipymes la mejor empresa contra la pobreza
Estimaciones oficiales calculaban la pobreza en un 46.3 por ciento en 2005, lo que afirma Alcocer, ha sido producto de la aplicación de un modelo económico que ha respondido, de forma sesgada y parcial, sólo a un cierto grupo de ciudadanos.
Sin embargo, para mantener metas mayores de crecimiento, de un cinco por ciento o más, señalan que el gobierno debe lanzar un reenfoque productivo y no asistencialista a fin de reducir la pobreza, concentrando sus esfuerzos en ayudar a desarrollar al sector de las mipymes, que concentra a la gran mayoría de la población económicamente activa y que además se encuentra en el sector informal.
De acuerdo con los planes de Conimipyme, un clima favorable que involucre parte importante de las demandas del sector volvería más competitivas a las más de 150 mil medianas y pequeñas empresas existentes, cada una de las cuales pueden generar 1.5 empleos director por año.
Si eso es así, el sector Mipyme crearía unos 225 mil empleos directos anuales, que en cinco años alcanzarían la suma de un millón de empleos nuevos, lo que será una importante contribución a la reducción de la pobreza en la nación, aparte del efecto multiplicador que tendría en el sector informal cada empleo generado, mejorando así la vida de millones de ciudadanos.
“Esto es un gran reto”, sostiene Alcocer, quien señala que “los micros, pequeños y medianos empresarios deben concertar y asumir juntos el reto de superación, planteado en los planes, que considera son posibles de realizar, en tanto que se contribuiría a una distribución más equitativa del ingreso, así como a la expansión de actividades productivas y generadoras de ingreso en zonas alejadas de las grandes ciudades”.