Economía

Tecnología sostenible


MANEJO SOSTENIBLE, ¿PARA QUÉ?
Los productores que adoptaron un manejo sostenible de sus fincas, incorporando tecnologías que no son tradicionales, han logrado alcanzar numerosos beneficios fácilmente identificables.
Las obras de conservación de suelos y aguas ofrecen como frutos incrementos promedios de 30% en el rendimiento, lo que se debe a un suelo con mayores nutrientes y un mejor manejo de la humedad.
La diversificación de cultivos permite un mayor aprovechamiento del suelo, pero también garantiza un incremento sustancial en los ingresos y una producción constante. En todo momento del año, algo se está cosechando. Cuando no son granos, son frutas u hortalizas, entre otros, lo que es de trascendental importancia porque garantiza la alimentación y la independencia.
Un aspecto importante es la elevada resiliencia de los sistemas bajo manejo sostenible. Esto es que cuando estas fincas son sometidas a una fuerza externa como un huracán o cualquier otro fenómeno, es posible que en poco tiempo se pueda retomar la producción en los niveles que se manejaba antes.
A diferencia de otros sistemas, donde el suelo ha sido lavado y comienza a producir lleva años y resulta casi imposible alcanzar los niveles anteriores de productividad.
El último factor favorable para este tipo de manejos es el mercado, donde existe un movimiento que premia las prácticas más amigables con la naturaleza con mejores precios. Llámese mercado justo, comercio solidario o de cualquier otro modo.
Los problemas económicos que como país sufrimos no tienen otra solución, como no sea mejorar nuestras prácticas productivas, y que éstas se conviertan en nuevas tradiciones y parte de una nueva cultura. La agricultura sostenible.