Economía

La próxima parada del barril de petróleo


NUEVA YORK / AFP
El barril de crudo alcanzó nuevos récords este viernes, superando por primera vez los 92 dólares en Londres y aproximándose a su más alto nivel histórico en Nueva York, sostenido principalmente por temores sobre insuficiencia de la oferta a corto plazo.
En el New York Mercantile Exchange (Nymex), el barril de “light sweet crude” para entrega en diciembre ganó 4,40 dólares a 95,93 dólares, un nuevo récord de cierre. En sesión alcanzó 96,05 dólares, acercándose a su récord absoluto de 96,24 dólares registrado el 31 de octubre.
En el Intercontinental Exchange de Londres, el barril de Brent del Mar del Norte para la misma entrega subió 2,36 dólares a 92,08 dólares -su nuevo récord de cierre- en relación al jueves. En sesión había alcanzado un récord histórico en 92,21 dólares.
Desde el 11 de octubre, los precios del oro negro subieron unos 12 dólares, tanto en Nueva York como en Londres y se orientan ahora al fatídico techo de los 100 dólares el barril.
“La barra de los 100 dólares no resistirá por largo tiempo”, estimó John Kilduff, analista de MF Global, agregando que “la única interrogante ahora es ‘hasta dónde llegará esta disparada’”.
La actual corrida de los precios del oro negro está alimentada principalmente por temores sobre el nivel de la oferta ante la aproximación del invierno boreal y una demanda en fuerte aumento, principalmente en países emergentes como China e India.
Estados Unidos, principal consumidor mundial, registró un descenso en sus reservas petroleras de 3,9 millones de barriles la semana pasada, cuando los analistas esperaban un alza.

Incremento de la demanda
Este viernes, la buena salud del mercado laboral en Estados Unidos, que reduce los riesgos de recesión económica, permite esperar un incremento de la demanda petrolera, según Bart Melek, analista de BMO Capital.
Otro factor alcista, la crónica debilidad del dólar, divisa en la que se cotiza el petróleo, hace a éste más barato, principalmente para los inversores de fuera de la zona del billete verde.
Pese a ello, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) no parece dispuesta a poner en el mercado más que los 500.000 barriles aportados el 1º de noviembre.
Además, las petroleras tienen dificultades para mantener su ritmo de producción, en una situación en la que las limitaciones técnicas y los costos de explotación son cada vez más elevados, y en la que se acelera el declive en los yacimientos que llegan al final de sus posibilidades.
Finalmente, la posibilidad de una intervención turca en Irak, las presiones estadounidenses sobre Irán por su programa nuclear y las violencias en Nigeria -primer productor de crudo africano- son otros factores coyunturales que impulsan el aumento de los precios del petróleo.