Economía

Deuda de Cenis amarrada con FMI

* Economista descarta que se congele pago

Edgard Barberena

Cumplir con la obligación de cancelar los Certificados Negociables de Inversión (Cenis) es un compromiso que está amarrado con el Fondo Monetario Internacional, por lo cual, el presidente del Centro de Investigaciones de Políticas Ambientales (CIPA), Cirilo Otero, descartó la posibilidad de que la Asamblea Nacional congele el pago de los mismos, tal como lo propuso el presidente Daniel Ortega.
Son más de 900 millones de dólares de los Cenis que están en el Presupuesto de la República del próximo año y aunque el pago de los mismos está amarrado con el Fondo el economista dijo que a título personal respalda que ese dinero mejor se invierta en obras sociales.
Recordó que la deuda interna y externa solamente necesita dos elementos: tiempo y menor interés.
Aseguró que el gobierno sabe que necesita proteger el interés de la propiedad privada, de la empresa privada, de las inversiones, la política monetaria y cambiaria y “por eso digo que (los diputados) no lo van a tocar (los 900 millones de dólares) porque ésos son los compromisos que tienen con el FMI”.
“No lo van hacer nunca (congelar ese dinero) porque tienen muchos intereses de por medio”, dijo Otero, quien añadió que ya el FMI había aceptado que el gobierno mantenga esa actitud de pago y si hay una negociación, también el FMI está abierto.
Otero señaló que a la población hay que aclararle que el FMI solamente tiene tres preocupaciones: que no haya inflación, que se mantengan las reservas en los niveles óptimos y con tendencia a crecimiento, y que “sigamos pagando las deudas”.

Sobre mecanismo
que utilizó Ortega
Al ser consultado sobre el mecanismo que utilizó Ortega de solicitar a los diputados modificar el proyecto del presupuesto del próximo año y no retirarlo para hacerle las enmiendas y volverlo a introducir al Legislativo, Otero dijo que “pesa más de forma negativa que un gobierno retire un documento tan importante porque eso significaría que la actual administración no es previsora ni planificadora de las realidades”.
“La actitud del presidente Ortega que en lugar de no retirar el proyecto del Presupuesto para hacerle la reforma es como más práctica, y la reforma se puede ejecutar por la vía de una emergencia que no estaba contemplada”, añadió el economista, quien calificó de más valiosa la salida del mandatario porque no queda en el registro un proceso inusual.
Sobre la reunión de Ortega con el directorio parlamentario indicó que “esto fue porque el mandatario no tiene una absoluta confianza en las diferentes expresiones de bancadas y de diputados en la Asamblea Nacional”.
“Creo que en este período en el que se ha armado el alboroto de las reformas constitucionales en el sentido de promover un parlamentarismo a ultranzas y lo que abre un tiempo para negociaciones, esto ha obligado a Ortega a irse por las pláticas y entrar por la vía del diálogo con la Asamblea Nacional”, dijo.
Aclaró que la presencia de Ortega ante el Legislativo no es porque ese poder de Estado lo esté amenazando “sino porque quiere evitar un conflicto o tensionamiento en los momentos en que se va a aprobar el Presupuesto y que está buscando la ruta de una componenda por la vía de las reformas constitucionales.