Economía

Comenzó programa de inversiones de Polaris Energy


Ervin Sánchez

Polaris Energy S.A. comenzó la perforación de varios pozos para impulsar la primera etapa de desarrollo de la empresa geotérmica, que sufrió severos retrasos en su programa de inversiones en el campo denominado San Jacinto-Tisate, pero el cual prevé culminar a finales de 2008 para iniciar la generación energética a inicios de 2009.
Al respecto el economista y director de Polaris, Mario Arana, detalló que los trabajos para aumentar la generación de energía eléctrica iniciaron su marcha, y agregó que también están trayendo equipos separadores de agua y de vapor, así como turbinas y torres de transmisión.
Según Arana esperan aumentar la generación de energía eléctrica por medio de vapor geotérmico de ocho megavatios hasta alcanzar 30 megavatios a inicios de 2009 y arriba de los 66 megavatios en 2010.
Sin embargo, el programa de inversiones de la empresa de origen canadiense está bastante atrasada, pero esperan poder cumplir con el nuevo plan dado que ya están llegando los equipos de perforación, así como toda la tubería necesaria para conducir el vapor.
Arana manifestó que los a mediados de 2008 iniciarán la segunda etapa de los pozos, en tanto van terminando la primera, traslapando los trabajos para asegurar elevar la capacidad de generación geotérmica del campo de San Jacinto y a la vez incidir en la matriz energética del país.
La lucha, aseguró Arana, es por reducir los costos de generación, dado que actualmente son muy altos debido a que más del 80 por ciento de la matriz energética nacional se hace quemando combustibles fósiles, lo que vuelve muy cara la energía eléctrica en el país.
Doscientos millones
La empresa Pensa, o sea Polaris Energy S.A. tiene entre sus planes invertir unos 200 millones de dólares para lograr elevar su capacidad energética a 66 megavatios, según Arana, en el 2010. De acuerdo con los informes, durante la construcción de los nuevos pozos productores y de los equipos de generación serán contratados unos 600 a 700 trabajadores.
De acuerdo con Arana, para el desarrollo de otras fuentes de producción de energía se requiere que el gobierno lance toda una política energética que incluya nuevas leyes que incentive la producción de nuevos combustibles como el bío diesel de palma africana o el etanol, de caña. Según el economista, el Estado nicaragüense tiene un gran desafío de poder cambiar rápidamente la matriz energética para ir sustituyendo el petróleo como fuente principal de producción de energía eléctrica, dado que la tendencia que mantienen los carburantes es hacia el alza.
Algo muy importante es la integración energética a nivel de toda América Central para balancear los precios de la energía y lograr que se los costos de producción locales vayan estabilizándose.