Economía

El Caribe propone reconversión económica

La zona más abandonada del país, la Costa Atlántica, propone iniciar su desarrollo económico con la siembra de 58 mil manzanas de palma africana para la producción nacional y exportación de biodiesel, además con la diversificación de los cultivos agrícolas, con una meta de generación de 160 millones de dólares al año y más de 13 mil empleos, pero para ello se requiere del apoyo del sector público, para reactivar la infraestructura vial y portuaria, tal como se planteó en la propuesta de Ejes de Desarrollo

Gustavo Alvarez

Los recursos naturales de la Costa Atlántica son impresionantes. Comenzando porque representa casi la mitad del territorio nacional, el 70 por ciento de la producción pesquera y el 72 por ciento del área forestal del país, pero con poca explotación, lo que se pretende revertir con la propuesta que hicieron los empresarios para desarrollar el potencial agroindustrial de la región.
La propuesta, dada a conocer por Pedro Lacayo, representante del Grupo Numar, durante la reunión de los Ejes de Desarrollo, especifica que la zona pretende convertirse en un fuerte exportador de biodiesel, combustible que también vendería al mercado local. El plan del sector privado es sembrar 58 mil manzanas de palma africana, adicional a unas 8 mil manzanas que ya están cultivadas en el país, parte de las cuales están en la región atlántica. Asimismo, con las 58 mil manzanas de palma africana se producirían 204 millones de litros de biodiesel, los que se repartirían en dos partes, una para la exportación y la otra para el consumo local.
Lacayo explicó que los 102 millones de litros de biodiesel para el consumo local representan el 20 por ciento del consumo total del país en el año, puesto que según las proyecciones de 2007, se consumirá un total de 522 millones de litros, tomando en cuenta el crecimiento de la demanda con respecto al año anterior.
Desde finales del gobierno anterior, el sector productivo, el gobierno y organismos de apoyo al sector agrícola vienen trabajando en un proyecto para tratar de impulsar la producción de palma africana, con el objetivo de reducir la dependencia del petróleo en el uso del diesel. La idea ha tenido buena acogida y diversas empresas locales y de varios países han expresado su intención de participar en proyectos de inversión de cultivos de palma africana.
Dos tipos de inversión
La propuesta menciona dos tipos de inversión para llevar a cabo el proyecto de cultivar palma africana: uno por medio de empresas, y el otro a través de unidades familiares. Este último concepto, según Lacayo, lo ha puesto en práctica el grupo Numar en países como Guatemala, México y Costa Rica, con más de 500 unidades familiares.
Las inversiones se realizarían bajo la mística de un desarrollo amigable con el medioambiente, diversificando los cultivos sin despalar, utilizando únicamente las tierras que ya están desforestadas.
Con dicho proyecto se crearían unos 13 mil empleos en la región, afectada por un gran nivel de desempleo, debido a la falta de opciones de trabajo.
Ese número de empleos se lograría con la inclusión de la diversificación del sector agrícola, integrando la producción de otros cultivos, como banano, piña, plátano, frijoles y arroz.
Hasta ahora, la producción de diversos rubros agropecuarios de la región atlántica se utiliza para el consumo de sus propios habitantes, y debido a los efectos del clima y las plagas, muchas comunidades de la zona enfrentan serios problemas de seguridad alimentaria.
Mejorar infraestructura
La propuesta para desarrollar el Caribe nicaragüense requiere del apoyo del sector público, específicamente en el desarrollo de ciertos proyectos de infraestructura que son necesarios para sacar la producción por las vías terrestre y fluvial.
Pero ante todo, señalaron la necesidad de contar con un marco de seguridad jurídica para la propiedad, titulación y demarcación de tierras comunales y regularización de títulos privados.
Proponen, además, que el gobierno incluya de inmediato en el Presupuesto de la República el mantenimiento de la carretera El Rama-Laguna de Perlas, un tramo de aproximadamente 70 kilómetros, que requeriría de medio millón de dólares al año.
Asimismo, se necesita la reparación de caminos rurales de penetración, indispensables para sacar la producción, entre otras obras.
También se requiere la aprobación de una ley de combustibles que permita la utilización del diesel que se producirá con este proyecto, en el parque vehicular del país, con un mínimo del cinco por ciento de mezcla con el derivado del petróleo.
Los empresarios demandaron, además, el dragado del puerto de El Bluff, precisamente para poder sacar parte de la producción de la zona.
La propuesta de desarrollo de la Costa Atlántica también menciona la necesidad de incluir el acuerdo comercial de la Alternativa Bolivariana para las Américas (Alba), para garantizar el mercado para el aceite de palma africana.
Puerto en Monkey Point
El desarrollo de la zona no se puede lograr sin un puerto de aguas profundas, que los empresarios señalan debe construirse en Monkey Point, algo en lo que coincide el gobierno, debido a numerosos estudios elaborados por diferentes empresas que determinan que es el mejor lugar para desarrollarlo.
Virgilio Silva, Presidente de la Empresa Portuaria Nacional (EPN), informó que existen empresas de España, Venezuela, Dubai y China Continental interesadas en la construcción del puerto en Monkey
Point, y que pronto se sacará a licitación y que incluirá una carretera a El Rama y un ferrocarril que llegará hasta el puerto de Corinto.
También anunció la EPN la construcción de un nuevo puerto en
Bilwi y las mejoras en el puerto de El Rama, lo que va en línea con la demanda del sector productivo.
Según Lacayo, la propuesta de desarrollo de la Costa Atlántica puede rondar los 10 millones de dólares en inversiones en infraestructura, pero los productores generarán con la producción unos 160 millones de dólares, 16 veces más de lo que invertirán.

El potencial de la Costa Atlántica
La propuesta del sector empresarial destaca el potencial de la Costa Atlántica en diversos rubros, como la producción, el turismo, agua y recursos forestales, entre otros.
La zona representa el 46 por ciento del territorio nacional.
Asimismo, representa el 70 por ciento de la producción pesquera del país, con posibilidades de crecer aún más, tomando en cuenta el nuevo límite marítimo que otorgó el fallo de la Corte Internacional de Justicia de la Haya.
El territorio también concentra el 72 por ciento del área forestal que existe a nivel nacional, y significa el 23 por ciento de la producción agrícola. Además, existen dos grandes potenciales, uno de ellos es el turismo, por sus 700 kilómetros de costas con bellezas únicas, con la posibilidad de desarrollar el turismo comunitario y el ecoturismo.
El segundo gran potencial está en la explotación de hidrocarburos, ya que en la zona que ganó Nicaragua por el fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya se sabe de la existencia de una gran reserva petrolera, según estudios elaborados por rusos y japoneses, lo que permitiría al país poder tener en el futuro su propio yacimiento petrolero.