Economía

Observatorio Fiscal


El impuesto dual es una buena alternativa

El Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas (IRPF), denominado dual, establece una tributación diferente, según la naturaleza de los ingresos del contribuyente. Las rentas del capital (utilidades, dividendos, intereses, entre otras) tributan a un tipo único proporcional, mientras que las rentas del trabajo (sueldos y salarios) son gravadas con tasas impositivas progresivas, es decir, que aumentan en la medida en que aumenta el ingreso percibido por el contribuyente.
En el impuesto dual la tasa impositiva aplicada a las rentas de capital es generalmente igual a la tasa mínima aplicada a las rentas provenientes de ingresos salariales y a la tasa impositiva aplicada a las empresas, con el fin de evitar que contribuyentes potenciales se muevan de uno a otro régimen, dependiendo de la tasa aplicable.
El impuesto dual se aplica en varios países nórdicos desde los años noventa, bajo dos sistemas alternativos. El primero existe en Finlandia y Suecia. Establece dos regímenes independientes, uno aplicado a los ingresos que resultan del trabajo y otro a las rentas del capital, tributando cada una de acuerdo con una tarifa distinta.
El segundo, aplicado en Noruega, puede considerarse como una variación del impuesto lineal (“flat tax”) sobre la renta. Tiene un impuesto único aplicado a todas las rentas, de capital y de trabajo, pero contempla un recargo que se aplica solamente sobre las rentas del trabajo obtenidas por las personas de mayores ingresos.
Uruguay y España adoptaron el régimen dual. En el Uruguay se fija un mínimo de ingresos por debajo del cual no se paga el impuesto. Esto significa que el 60% de la población de menores ingresos no paga este impuesto y asegura su progresividad. En todos los países se limitan fuertemente las deducciones o exenciones.
El ISR dual contempla una tasa de impuestos más baja, aplicable a las rentas de capital que a los ingresos del trabajo. Ello refleja que el capital es más móvil que el trabajo. Con diferencias grandes de tasas impositivas puede moverse al país con menores tasas, siempre que se cumplan condiciones de estabilidad económica, jurídica y política, y que exista un adecuado acceso a mercados, insumos, mano de obra e infraestructura.
El impuesto dual constituye una alternativa para modernizar el Impuesto Sobre la Renta en América Central pues permite mejorar la eficiencia y sencillez del actual modelo de imposición, sin olvidar que el mismo siga siendo progresivo.

El modelo dual en la práctica
País Impuesto sobre la Renta a las personas Impuesto sobre la Renta a las empresas
Tasa impositiva sobre la renta salarial Tasa impositiva sobre la renta de capital
Suecia(1) 30.5 - 55.5 30.0 28.0
Noruega(1) 28.0 - 47.5 28.0 28.0
Finlandia(1)(4) 17.5 - 53.5 29.0 26.0
Holanda(1)(4) 33.65-52.0 30.0 - 25.0 20.0-23.5
España(3)(4) 24.0-43.0 18.0 32.5
Uruguay(2) 10.0-25.0 7.0 dividendos; 3.0, 5.0 y 12.0 intereses; 12.0 ganancias de capital 25.0
Fuente: (1)Picos, Fidel y Alberto Gago (2004). “El impuesto dual: Argumentos teóricos e implicaciones de política fiscal”. Revista de Economía Pública 171. Instituto de Estudios Fiscales, España. (2)Centrángolo, O. y Gómez-Sabaini, J.(2007) “Tributacion Directa en América Latina. Situación Actual y Perspectivas”. CEPAL, Santiago. (3)Serralde, S.(2007) “La reforma del impuesto sobre la renta de las personas físicas”. Nuevas Tendencias en Política Fiscal Marzo Abril 2007 No.835. (4)Eurostat(2007) “Taxation trenes in the european Union. Main Results”. European Comission.