Economía

Baja en tasas de interés en EU podría ser positiva


Ervin Sánchez

La baja de 0.5 por ciento en las tasas de interés referenciales de Estados Unidos, ordenada por la Reserva Federal de ese país, podría beneficiar a Nicaragua si la deuda externa, que aún arrastra esta nación centroamericana, está ligada a ese movimiento en el mercado mundial, considera el doctor en Economía Alejandro Martínez Cuenca.
El economista señala que la reducción de la tasa de interés ordenada por la Reserva Federal (Banco Central de Estados Unidos) tiene como razón defender la economía norteamericana de las afectaciones de la crisis inmobiliaria sobre los bolsillos de los estadounidenses.
En ese contexto, Martínez Cuenca manifestó que se anda hablando de bajar el encaje legal en la banca nicaragüense, el cual es del 19 por ciento. El encaje legal es el porcentaje de depósitos que obligatoriamente la banca nicaragüense tiene que dejar en el Banco Central para hacer frente a reclamos de depositantes en una eventual crisis.
De acuerdo con Martínez Cuenca, en los próximos días posiblemente se va a anunciar la baja del encaje legal, lo que de realizarse traería una importante y positiva repercusión en los usuarios del crédito bancario, puesto que bajaría el costo del dinero al reducírseles la tasa de interés, lo que ayudaría a los productores.
Según el economista, un movimiento de ese tipo incidiría en forma positiva en los productores, sin embargo si se baja mucho la tasa de interés pagada a los depositantes podría llevar a la tentación de buscar mejores intereses fuera de Nicaragua y con ello estaría presente el peligro de una fuga de capitales.
Martínez Cuenca aseguró que sería importante reducir la tasa de interés aplicada a los créditos para estimular la producción industrial y agrícola, pero se debe evitar la tentación de bajar sensiblemente los pagos en intereses a los depositantes porque el dinero podría salir a donde paguen más.
Por otra parte, manifestó que la reducción del encaje podría implicar exceso de liquidez en la economía, lo cual es un riesgo porque puede disparar la inflación, al tiempo que ese dinero podría irse en compra de documentos que no necesariamente implicarán menor costo de producción y productos con precios más bajos.
Por otra parte, dijo que la baja en las tasas de interés podría más bien ayudar a los trabajadores latinos, que ya están afectados por la crisis hipotecaria que afecta a la economía estadounidense.

Riesgo-país
Entre tanto el economista Mario De Franco dijo que la baja en las tasas de interés en Estados Unidos y en Europa debe, en teoría, producir un efecto positivo en la capacidad de compra de los ciudadanos estadounidenses, lo que sería positivo para Nicaragua, al tiempo que se debería esperar un movimiento similar en la banca nicaragüense.
Sin embargo, eso no necesariamente ocurrirá debido a que ahí entra en juego otro factor, como es el del riesgo-país, que podría haber aumentado, y si en Nicaragua se baja, los banqueros podrían poner su plata y la de los ahorrantes en sitios donde paguen más.
Aseguró que lo más probable que ocurra es que los ahorrantes sean los que sufran una reducción en las tasas de interés.
Por su lado, el presidente del Banco Central, Antenor Rosales, dijo a EL NUEVO DIARIO que por el momento la institución monetaria que dirige está estudiando si el movimiento en las tasas de interés, dictadas por la Reserva Federal en Estados Unidos, tendrá alguna repercusión en Nicaragua.