Economía

Ticos a decidir entre el “sí” y el “no”

Hace poco más de un año entró en vigencia el Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos, República Dominicana y América Central, excepto Costa Rica, nación cuya población aún se debate en largas y hasta agrias discusiones en torno a la conveniencia o inconveniencia de que entre en vigencia ese acuerdo, sin embargo, el tiempo está marchando y los costarricenses deberán decidir en octubre

Corresponsal Costa Rica
A menos de un mes de que los ticos a través de un referéndum deberán decidir el destino del Tratado de Libre Comercio (TLC) con los Estados Unidos, la situación de los opositores muestra una clara desventaja ante los del “sí”, en el uso de los medios de comunicación y en la cantidad de recursos que se han destinado para la campaña.
A esto se le adiciona la libre participación legal que ha tenido la Presidencia de la República a favor del Tratado.
En este aspecto, en los últimos días los opositores han protestado severamente porque dieron a conocer un correo electrónico donde el vicepresidente de Costa Rica, Kevin Casas, le informa al presidente Oscar Arias acerca de las acciones que deben implementarse para contrarrestar a los del “no”.
En dicho documento se sugiere al mandatario que debe implementar una campaña para “estimular el miedo” en la población votante. “Miedos” a que perderán el empleo y que serán atacadas las instituciones democráticas.
A su vez se recomienda hacer coerción a los alcaldes para que gane el “sí”, porque de lo contrario, no recibirán ningún tipo de recursos del gobierno en los tres años que restarán de la administración Arias.
Además, sugieren “fomentar el miedo” de la posible injerencia extranjera en el “no”, es decir, destacar e involucrar a los presidentes de Cuba, Fidel Castro; Nicaragua, Daniel Ortega, y de Venezuela, Hugo Chávez. Por ello es que un mes atrás, en un campo pagado, se publicó (con fotos), que detrás del “no” estaban las “caras” de esos tres presidentes.
Las quejas y señalamientos de los que adversan el tratado comercial con los Estados Unidos se sustentan en el monitoreo de medios de comunicación que realizó Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) hasta inicios del mes de octubre.
En lo que respecta los principales medios escritos (La Nación, La Prensa Libre y Diario Extra), se originaron 335 noticias, de las cuales 116 fueron a favor del “sí”, 44 al “no” y 175 fueron imparciales.
En el caso de la televisión (Telenoticias, Repretel y canal 13), se abordaron 215 notas. De ellas 43 beneficiaron al “sí”, 27 al “no” y 145 neutrales. En la radio es donde los opositores presentan ventaja. De tres radios (Radio América, Eco News y la Reloj), se revela que se produjeron 489 noticias; 66 favorecieron a los promotores del TLC, 133 a los opositores y 314 fueron neutras.
Referente a la cantidad de recursos que se han usado en la campaña, la empresa “Media Gurú”, que monitorea la publicidad en los medios, informó que entre enero y agosto los del “sí” se han gastado 455 millones 754 mil colones (unos 885 mil dólares), frente a los 35 millones 209 mil colones (un poco más de 68 mil dólares) que han gastado los del “no”.
Ambiente convulsionado
El ambiente se siente convulsionado a nivel político, pero no en la población, que espera pacientemente si votará o no el próximo 7 de octubre. En ese sentido existe zozobra respecto a la cantidad de votantes, pues en las dos últimas elecciones presidenciales el abstencionismo fue elevado.
Para el sufragio están consignados 2 millones 653 mil electores, de los cuales deberán votar un millón 140 mil (40%), para que su resultado sea de cumplimiento
obligatorio.
Los que defienden el TLC aseguran que el acuerdo facilitará que las exportaciones a Estados Unidos entren libres aranceles, además de que se incrementarán las inversiones y la creación de empleos.
Por su parte los del “no” sustentan su oposición en que el Tratado pone en peligro los beneficios de los servicios públicos, en especial la seguridad social; y que los recursos naturales corren serias amenazas al igual que el sector agrícola.
Las últimas encuestas publicadas en agosto le dan ventaja al “sí”. La firma Demoscopía, reveló que un 54.5% de los consultados votará a favor, mientras que un 45.5% lo hará en contra.
En una entrevista cedida al colega Amílcar Espinoza, del programa televisivo “Tempraneando” en canal 23 y a este corresponsal, el asiduo opositor a la forma en que está negociado el TLC, Ottón Solís, sostuvo que no existe equidad entre la campaña del “sí” y del “no” y que a pesar que las reglas del referéndum “están claras”, otra cosa es que “estén bien”.
Solís, quien perdió las elecciones por un escaso margen ante Arias (un poco más de 18 mil votos), criticó la participación del gobierno a favor del acuerdo comercial porque existe un claro uso de los recursos del gobierno para tal fin y que no es cierto que los del “no” reciban apoyo económico de los gobiernos de Hugo Chávez, Daniel Ortega y Fidel Castro, porque más bien “causan daño a su lucha”.
¿Hay incidencias de elementos políticos como Nicaragua y Venezuela a favor del “no”?
No, cero campaña. Es decir, para empezar en Venezuela el gobierno se opone a cualquier TLC, nosotros no. Sí queremos un TLC, pero modificado. En Nicaragua el gobierno es muy raro, es decir, permitió que se votara el TLC, y ahora dice que Costa Rica debe votar negativamente, entonces sólo han hecho daño los gobiernos de ambos países a la lucha nuestra.
Todo está claro en la reglas del referéndum, ¿hay dudas?
No, no hay dudas.
¿Hay confianza en la institución (Tribunal Supremo de Elecciones)?
Están claras las reglas, otra cosa es que nos parezca que estén bien las reglas. Nos parece que las reglas de permitir al gobierno participar en la campaña no están bien.
¿No se podía evitar?
Claro que sí, el artículo 48 del Código Electoral le permitía al Tribunal haberlo prohibido.
¿Qué le queda a Costa Rica si gana el “no”?
Renegociar el Tratado y tener un Tratado de nueva generación con los Estados Unidos.
Hay una gran cantidad de congresistas, senadores, que darían una gran bienvenida a un acuerdo con Costa Rica en que realmente se respete el ambiente, se respeten a nuestros agricultores, se respete la salud, y creo que eso es lo que debería seguir, y, bueno, paz social en este país.
Lo que está en la balanza no es una valoración del gobierno del presidente Arias (Oscar), lo que está en la balanza es el TLC, lo que esperamos derrotar es el TLC y nada más, y entonces tenemos con mucha tranquilidad que salir para adelante.
Si gana el sí, ¿qué pasa con los retos económicos?
Como estoy convencido que vamos a ganar no lo he valorado.
¿Huirán las empresas e inversiones del país si gana el “no”?
No. Nicaragua, Honduras, El Salvador y Guatemala, con TLC recibieron inversión extranjera el año pasado por mil 200 millones de dólares, y Costa Rica sin TLC recibió mil 400 millones, entonces no es cierto.
El capital es muy inteligente, las empresas saben que el TLC no beneficia necesariamente a su actividad, y por eso se han venido más a Costa Rica que a toda Centroamérica junta. A pesar que todo el resto de Centroamérica tiene TLC.

Los nicaragüenses y el referéndum
En el “juego” del referéndum, los nicaragüenses radicados en este país no están ajenos, pues 19 mil 944 están habilitados para votar. Hay que agregarle la incidencia que se podría originar en los miles de hogares donde existen parejas mixtas (ticos y nicas).
Pero en este aspecto lo importante para los paisanos es conocer si la aprobación o no del TLC afectará las condiciones y las plazas laborares que tienen hasta el momento.
Del tema los promotores de las dos corrientes muy poco se han referido a este aspecto. Sin embargo, tanto los del “sí” como los del “no” ponen en una encrucijada a los nicas.
Los del “sí” afirman que si no se aprueba el Tratado, grandes empresas se retirarán del país por las mejores condiciones que ofrecen el resto de naciones centroamericanas que tienen en vigencia el acuerdo. Con ello dejarán de existir miles de plazas de empleos en la agroindustria donde los nicas tienen amplia participación.
Los del “no” dicen lo contrario, que no se irán, pero que si se aprueba entonces el sector agropecuario sufrirá un impacto negativo por las transnacionales y habrá desempleo en ese sector.
En ambos casos entonces los empleos de los nicaragüenses corren peligro.
Ottón Solís, del Partido Acción Ciudadana, sostiene que el TLC va a generar mucho desempleo, “porque incrementa las importaciones de Estados Unidos hacia Costa Rica”, por ello el país “no gana nada” y “escasea la mano de obra”.
¿Afectará a los migrantes?
“Creo que sí. El caso de México es clásico. En México se han perdido sólo en el agro un millón 300 mil empleos, y en la pequeña y mediana industria mucho más después de 13 años de TLC con los Estados Unidos, y eso mismo va a ocurrir aquí”, afirmó Solís.

leonelmen@gmail.com