Economía

Diputados sin interés de estudiar Ley de Patentes


Consuelo Sandoval

El debate de la iniciativa de “Ley de Reforma y Adición de la Ley de Patentes de Invención, Modelo de Utilidad y Diseños Industriales”, develó ayer el desinterés de los legisladores por estudiar los proyectos legislativos, razón por la cual, el presidente del Parlamento, René Núñez, accedió a concederles cuarenta y ocho horas adicionales.
El proyecto fue aprobado en lo general con 49 votos, cuya discusión se detuvo por la protesta de la diputada Mónica Baltodano, quien rechazó que fuese sometido a debate con carácter de urgencia y sin que la mayoría de legisladores conociera de su contenido.
Precisamente por la protesta de Baltodano es que buena parte de los diputados se percataron y acordaron solicitar a Núñez las cuarenta y ocho horas para estudiar el proyecto, pese a que fue presentado por el gobierno en Primera Secretaría desde el pasado 31 de julio.
Ley derivada de TLC con EU
La enmienda que contiene dos artículos, tiene como objetivo adecuar la legislación nicaragüense en materia de patentes de invención a los compromisos internacionales, derivados del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Centroamérica, República Dominicana y Estados Unidos.
Esos compromisos contemplan la obligación de cada Estado parte de establecer plazos compensatorios para los titulares de patentes, cuando existan retrasos injustificados de parte de la administración pública.
Sin embargo, Baltodano aseguró que la iniciativa promueve el monopolio de las grandes corporaciones, fundamentalmente de la industria farmacéutica, que impide la posibilidad de que las naciones pobres accedan a medicamentos genéricos, cuyos precios son más favorables.
“Dónde está el presidente (Daniel Ortega) que canta el primer párrafo de la Internacional Socialista: Arriba los pobres del mundo, y lo que hace con este tipo de iniciativas es favorecer un modelo que aplasta a los pobres, que niega oportunidades y que favorece a los grandes capitales. Rechazo esta iniciativa y el trámite de urgencia”, dijo.
Su colega sandinista, Wálmaro Gutiérrez, rechazó las aseveraciones de Baltodano y explicó que el proyecto tiene el propósito de garantizar que los solicitantes de registros tengan veinte años de protección, y que el retraso de la tramitación corre por ese mismo período.
“Según la ley actual, los veinte años empiezan a correr y el registro puede durar hasta cuatro años para aprobarla, y eso se resta a los veinte años de protección ¿qué dice la reforma? Todo el tiempo del trámite será agregado al tiempo de protección del diseñador o inventor. Las negligencias del Ejecutivo no se van a descontar de tus veinte años”, aclaró.