Economía

Crisis hipotecaria de Estados Unidos afectará la economía nicaragüense

* Estiman baja en el crecimiento del producto agrícola * Huracán exigirá incremento del esfuerzo fiscal

Gustavo Alvarez

La crisis hipotecaria que vive Estados Unidos afectará la economía nicaragüense, específicamente en un menor monto de remesas familiares y una reducción del volumen de exportaciones al mercado norteamericano, según un análisis del economista Róger Cerda.
El especialista en temas económicos añadió que el impacto de la crisis hipotecaria de Estados Unidos se suma al desafío que enfrentará el país por un decrecimiento en la producción agrícola y el anunciado bajo crecimiento económico del 3.7 por ciento, además del peso de la deuda interna, que abarca el 20 por ciento del Presupuesto de la República.
Cerda señaló que el café y la carne son los productos líderes de las exportaciones nicaragüenses, y precisamente las ventas al exterior han mostrado un repunte en los últimos años, pero no tanto por el volumen, sino por los buenos precios del mercado internacional.
Sin embargo, con la crisis hipotecaria que está impactando la economía estadounidense, el economista considera que este país nos comprará menos café y menos carne, asimismo se espera una baja en la afluencia de remesas familiares, además de que encarecerá el crédito internacional.
Precisamente el mes pasado la agencia de noticias Efe publicó una información sobre la llegada de remesas familiares en el primer semestre del año, que reflejó un aumento del cinco por ciento en comparación con el mismo período de 2006, sin embargo, el porcentaje de crecimiento es menor al logrado el año anterior, que fue de 11.7 por ciento.
Aunque el Banco Central de Nicaragua (BCN) no explicó esa desaceleración en el crecimiento de las remesas, la agencia citó al vicepresidente Jaime Morales Carazo, quien lo achacó a la crisis hipotecaria estadounidense.
Según el BCN, en 2007 se espera la llegada de unos 700 millones de dólares, mientras en 2006 el monto fue de 655.5 millones.
La mencionada crisis hipotecaria que se desató este año en Estados Unidos, surgió luego de un aumento en las tasas de interés por parte de la Reserva Federal, lo que afectó el crédito de alto riesgo de este sector, elevando la tasa de morosidad y los niveles de ejecuciones.
Menos crecimiento
y “Félix”
Cerda explicó que el año pasado el sector agrícola creció el 6.8 por ciento, mientras que en 2007 se estima que habrá un decrecimiento en este rubro en 2.1 por ciento, lo que, según el economista, será un desafío no sólo para el país, sino también para la seguridad alimentaria.
Además, el bajo crecimiento que logrará la economía del país en 2007, del 3.7 por ciento, según la estimación del BCN, afectará aún más la economía nacional.
El economista consideró que continúa siendo excesivo el monto que se destina al pago de la deuda interna, que abarca un 20 por ciento del Presupuesto de la República, y si a esto se suma el efecto del huracán “Félix”, habrá un tensionamiento del programa económico financiero.
Explicó que los daños por el huracán obligarán a un incremento forzoso de la inversión pública en el Atlántico Norte y bastante esfuerzo fiscal.
“De manera que el 2007 va a requerir de mucha unidad entre los nicaragüenses para que con un criterio unificado, enfrentemos juntos los desafíos”, expresó.
Cerda consideró que la inversión pública que tenía proyectada el gobierno ya era alta, pero tendrá que ser aumentada debido al huracán.
Sin embargo, consideró que la inflación puede ser controlada por otros factores, como la política monetaria y la fiscal, ya que lo que se gaste de más en un sector, se va a tener que quitar a otro, manteniendo así la sostenibilidad del país.