Economía

Más coincidencias que divergencias con el Fondo


Gustavo Alvarez

Más coincidencias que divergencias es lo que predominó en las negociaciones recién pasadas entre el gobierno y el Fondo Monetario Internacional (FMI), cuya propuesta incluye mantener la proyección de crecimiento del 4.2 por ciento para este año, pese a la caída de la producción de café, informó el presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN), Antenor Rosales.
El funcionario agregó que dicha propuesta también estima una tasa de crecimiento económico del 4.7 por ciento para el 2008 y subir hasta el 5 por ciento para el 2009.
En el caso de la tasa de inflación, el gobierno mantiene una proyección del 7.5 por ciento para este año, a pesar de que economistas independientes consideran que los precios de los combustibles están incidiendo fuertemente en que la misma supere los dos dígitos, es decir, que sobrepase el diez por ciento.
Rosales dijo que para el 2008 y el 2009 se estima una tasa de inflación del siete por ciento, tomando en cuenta para estos tres años precios promedios del petróleo entre 60.8 dólares por barril en el 2007 y 65 dólares en el 2009.
El presidente del BCN dijo que las negociaciones con el FMI están cada vez más cerca de concluir y por tal razón, el gobierno comenzará a trabajar en la carta de intención, el memorándum de políticas financieras y económicas, así como el memorándum de entendimiento para la firma del acuerdo económico trianual.
Con el objetivo de darle continuidad a las negociaciones, el gobierno invitó al Fondo a una próxima reunión para el 11 de junio, para seguir analizando la propuesta.
Rosales afirmó que uno de los aspectos más importantes de la propuesta para el acuerdo con el Fondo, es haber incluido planteamientos de políticas sociales, con énfasis de naturaleza productivo y no asistencialista.

Energía y agua son fundamentales
El presidente del BCN aseguró que le plantearon al FMI que si no se logra mejorar la generación de energía eléctrica no se podrá cumplir con las metas de crecimiento económico planteadas, y si no se soluciona el déficit de abastecimiento de agua, no podrán obtener las metas en materia de reducción de pobreza.
Dijo que se necesita inversión extranjera y nacional en la generación de energía eléctrica para poder cumplir con los indicadores macroeconómicos, y en el caso del agua potable, dijo que se debe mejorar la cobertura del vital líquido, porque no es posible reducir la pobreza sin esto.
Asimismo, plantearon la priorización del gasto en reducción de pobreza, aumento en infraestructura productiva y la inversión en capital humano.

Diferencia con Reservas
Aunque Rosales manifestó que hay más coincidencias que contradicciones, mencionó que uno de los puntos en que difieren es en la proyección de Reservas Internacionales Netas, que el gobierno estima en 50 millones de dólares para el 2007, 60 millones de dólares para el 2008, y 70 millones de dólares en el 2009, pero el FMI quiere más.
En la propuesta del programa del FMI, el gobierno incluyó una proyección de crear más de 57,500 nuevos empleos para este año, más de 66,500 para el 2008 y más de 72 mil para el 2009.
El presidente del BCN no descartó la elaboración de una reforma tributaria, que permitiría redistribuir recursos que se recauden superiores a los estimados, algo que se dirigiría al gasto social.
También manifestó que el gobierno va a discutir este año una propuesta que solucione el problema del déficit actuarial que experimenta el sistema de pensiones existente.