Economía

Norte de política económica no está muy claro aún

* Economista dice que hay que dar un derrotero claro a inversionistas

Ervin Sánchez

El norte de Nicaragua en materia de política económica está poco claro aún a 100 días de actuar de la nueva Administración del Estado nicaragüense; no existe un derrotero seguro a inversionistas locales o extranjeros, aunque se puede decir que ha habido aciertos y errores en distintos campos.
El planteamiento es hecho a EL NUEVO DIARIO por el Doctor en Economía Israel Benavides Cerros, Director del Centro de Investigaciones Económicas de la Universidad de Ciencias Comerciales (UCC), quien destacó como un acierto del actual gobierno el mantener una relación fluida con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y asegurar el abastecimiento petrolero por medio de negociaciones con Venezuela.
Recuerda el investigador que entre los primeros pasos del gobierno están el ingreso de Nicaragua a la Alianza Bolivariana de las Américas (ALBA), sin renunciar al Tratado de Libre Comercio de América Central y República Dominicana con Estados Unidos (DR-Cafta), así como el acuerdo de intenciones con la República Islámica de Irán.
Según el economista, aparte de esos dos primeros actos de gobierno, no se nota una clara decisión de política exterior ni de política económica, que pese a los discursos se mantiene bajo la misma dirección que la de la Administración del ex mandatario Enrique Bolaños.
Para Benavides Cerros, al no haber una decisión bien marcada en cuanto a política exterior, no se puede saber con ciencia cierta cómo va a actuar el actual gobierno en materia de política económica internacional, tomando en cuenta que hay un hilo muy delegado y de relaciones casi contradictorias con Estados Unidos y Venezuela, Estados Unidos e Irán, Taiwan y China Continental.
Asegura el economista que en el discurso Nicaragua mantendrá relaciones diversificadas con todas las naciones del mundo, pero se debe tener una clara decisión en ese sentido, para que no afecte la toma de decisiones por parte de la población y los agentes económicos, logrando con ello no crear incertidumbre.
En ese sentido asegura que aún hay una brecha entre el discurso político electoral y la práctica en lo social, por cuanto en sus primeros pasos ya ha habido conflicto con los maestros y conatos de problemas en el sector laboral, por lo que afirma que un buen paso es la eliminación de la autonomía escolar para dar educación gratuita, pero el Ministerio no supo trazar un período de transición.

Falta estrategia de largo plazo
Para el economista es importante que el gobierno se trace una estrategia de largo plazo en los distintos campos para tener profesionales altamente calificados, competitivos, que permitan al país poder aspirar al mediano plazo a través inversiones extranjeras directas de calidad, de alta tecnología y no simplemente maquilas.
En ese sentido agregó que es importante que exista estabilidad política nacional y que se cumplan las leyes, que el Estado nicaragüense se apegue al imperio de la ley, además que exista estabilidad macroeconómica que haga que crezca el tamaño del Producto Interno Bruto, factor atractivo de la inversión, junto con los acuerdos de libre comercio firmados por Nicaragua.
Benavides destaca que los acuerdos de libre comercio atraen inversión, no por el tamaño del mercado nicaragüense, que es pequeño, sino porque Nicaragua al haber firmado estos tratados sirve como trampolín para llegar a otros mercados que sí son grandes, como el de Estados Unidos.
El también docente de la UCC dijo que uno de los aspectos positivos del presente gobierno es que no desmontó lo hecho en materia económica del gobierno anterior, sino que lo continuó para que no hubiera crisis, lo cual le trajo problemas con algunos sectores sociales. También destacó el mantenimiento de conversaciones con los sectores empresariales nicas y extranjeros, lo que ha dado cierta estabilidad.
Aseguró que a Nicaragua le conviene mantener una política internacional totalmente independiente, sin alineación ni con el norte ni con el sur, tampoco con determinadas tendencias políticas o geo estratégicas en el mundo, porque de hacer lo contrario eso traerá problemas gratuitos al país.
Para Benavides lo importante sería que de alguna manera se usaran como criterios los utilizados por los chinos: 1) todo lo que mejora la productividad es bueno; 2) todo lo que mejora el nivel de vida de la gente es bueno, y 3) todo lo que hace incrementar el poder del país, también es bueno.