Economía

Refinería mesoamericana de crudo en incertidumbre


Existe mucha incertidumbre con el proyecto de construcción de una refinería mesoamericana por parte de la empresa pública Petróleos Mexicanos (Pemex), según la agencia EFE, ya que de concretarse la construcción de la refinería, Pemex tendría que proporcionarle unos 230,000 barriles de crudo al año.
La refinería, punta de lanza del Programa de Integración Energética Mesoamericana (PIEM), según EFE, tendría la capacidad de procesar 360,000 barriles de crudo diarios, pero de acuerdo con las autoridades de la petrolera mexicana, existen dudas sobre si los países que participan en su construcción tienen el compromiso de adquirir todo ese volumen de gasolina.
El programa PIEM se encuentra integrado por Belice, Colombia, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá y República Dominicana, y busca mejorar la competitividad de la región a través del fortalecimiento del sector energético.
“Entiendo que no ha habido un acuerdo entre los países de Centroamérica acerca de un compromiso de consumo de las gasolinas correspondientes, y esto sí le mete mucha incertidumbre al proyecto”, afirmó ayer en rueda de prensa el presidente de Pemex, Jesús Reyes Heroles.
Asimismo, el funcionario agregó que las empresas extranjeras interesadas en la construcción de la refinería “también necesitan saber si hay un compromiso para consumir dicha gasolina”.
México tiene previsto otorgar un contrato de compraventa de largo plazo de 230,000 barriles diarios de crudo pesado al consorcio que gane la licitación para administrar la refinería.
El proceso de licitación lo coordina la empresa PMI Comercio Internacional, una subsidiaria de Pemex que maneja las importaciones y exportaciones de crudo y derivados de la paraestatal, y su resultado se conocerá antes de la tercera semana de julio de 2007.

Urge pronta decisión
Reyes insistió en que decisiones importantes para Pemex, como la reconfiguración y construcción de refinerías en México, “dependen de si vamos a comprometer o no un volumen importante de crudo para una refinería en Centroamérica”.
En relación con el ofrecimiento hecho en enero por el presidente Hugo Chávez, de construir una refinería en Nicaragua, Reyes Heroles dijo que “le mete más ruido e incertidumbre” al PIEM.
Dijo que si los países sólo pueden tomar parte de la producción de la refinería, se tiene que precisar a qué mercado alterno se va a destinar el resto de la producción, lo que define también qué calidad de gasolinas se van a elaborar ahí.
Para Pemex “lo importante es que se tome una decisión pronto” sobre el futuro de la refinería, concluyó.
La refinería, con la que se pretende desarrollar un mercado regional de petrolíferos y garantizar el abasto de gasolinas a la región, se construiría en Guatemala o Panamá, según lo decida la empresa que gane el contrato.