Economía

FMI debe ser más flexible con el gasto social

* Empresario dice que la negociación con el organismo internacional no debe prolongarse más de dos meses

Esteban Solís

El empresario Carlos Pellas aseguró ayer que el sector privado nicaragüense coincide con el gobierno de Daniel Ortega en que un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) es fundamental y que esa entidad multilateral debe flexibilizar su posición ante el gasto social.
“Nicaragua en estos últimos años se ha apretado la faja demasiado, y yo creo que el FMI tiene la obligación con países subdesarrollados como el nuestro, de ser más flexible y permitir una amplitud en la inversión social”, comentó Pellas.
El hombre de negocios hizo estos comentarios después de asistir a un encuentro por invitación del presidente Ortega con el magnate mexicano Carlos Slim, que tiene fuertes inversiones en Nicaragua en el sector de las telecomunicaciones.
Dijo que miraba adecuado que Ortega pueda tener en sus manos en un plazo no mayor de 45 días, la propuesta de programa que Nicaragua le va a presentar al FMI para negociar un nuevo acuerdo.
“No me parece mal, pero no creo que se debe prolongar más de dos meses ese proceso”, dijo Pellas.
Mencionó que era una línea bien delicada el asunto de las relaciones internacionales, a propósito de los acuerdos alcanzados por el gobierno de Ortega con Venezuela, aunque dijo que en lo personal, era una incógnita el documento suscrito con Irán.
“El hecho de que tengamos relaciones con Venezuela es bueno para los nicaragüenses si verdaderamente el gobierno venezolano va a cooperar con este gobierno para reducir la problemática energética de Nicaragua”, comentó.
Sin embargo, recordó que Estados Unidos es el país que ha otorgado mayor cantidad de fondos a Nicaragua y tiene el control de la mayor parte de los organismos multilaterales, por lo tanto, “debemos tener una relación amistosa con ellos”.
Pellas precisó que Nicaragua no solamente va a tener de amigos a aquellos países que son amigos de los Estados Unidos, por eso “tenemos que ser buenos equilibristas, buscar el balance entre los requerimientos y las relaciones con el norte y el sur, el este y el oeste”.
Irán es una incógnita
El empresario dijo que no ha entendido la reciente visita a Nicaragua del presidente de Irán, Mahmud Ahmadinejad, que también firmó algunos acuerdos de cooperación con su homólogo nicaragüense.
“Para mí Irán es una incógnita, yo no entendí el propósito de la visita del presidente y en Irán tampoco la entendieron, es un país que no tiene nada en común con nosotros, es un país sumamente conflictivo, no solamente con los Estados Unidos, sino con la comunidad internacional”, dijo Pellas.
Dijo que Ortega les explicó que ha tenido conversaciones con los Estados Unidos y le ha planteado el derecho de Nicaragua de mantener relaciones con todos los países y que eso no significa, que por esa razón iba a enemistarse con los Estados Unidos.
Incluso, el mandatario les contó que en Quito, para la toma de posesión de Rafael Correa, platicó con el secretario de Comercio norteamericano y se planteó la necesidad de la inversión conjunta.
Es más, dijo que el presidente Ortega le confió al alto cargo estadounidense que Nicaragua va a cooperar con ese país y con las cosas que a ellos, los norteamericanos, les preocupan.
Para el fuerte empresario nacional, es algo etéreo estar hablando de una incorporación de Nicaragua al escudo de la lucha bolivariana, encabezada por el presidente venezolano Hugo Chávez.
“Nosotros tenemos que integrarnos a la lucha contra la pobreza, porque tomar banderas bastante esotéricas, no tiene ningún sentido”.
Revisar privatizaciones sería un error
En ese sentido, invitó al gobierno, a los empresarios y a los medios de comunicación a juntarse para buscar cómo sacar adelante a Nicaragua. “En vez de estar dedicados a trabajar en las diferencias nuestras, debemos poner nuestro granito de arena para sacar adelante a Nicaragua”.
Sobre el anuncio hecho por el comandante Ortega de revisar los contratos de las privatizaciones de los servicios básicos, el empresario informó que el mandatario le ha dado al magnate Slim todas las garantías de que el objetivo no es nacionalizar, en este caso las telecomunicaciones.
El presidente Ortega habló de revisar el proceso de privatización de los servicios básicos, para ver si hubo o no corrupción. En cuanto a la problemática energética, servicio en manos privadas, Pellas, cuya participación accionaria en la distribución de la energía es muy pequeña con relación al consumo, dijo que la crisis es integral.
“Éste es un sistema en el que estamos involucrados todos, el problema no es solamente de Unión Fenosa, el problema es que existe un déficit de producción importante”, observó.
Pellas dejó claro que revertir el proceso de privatización de cualquier empresa, sería una mala señal del gobierno, aunque eso no signifique que el gobierno no pueda llegar a un acuerdo con Fenosa, tal vez, para manejar la empresa con un concepto diferente.