Economía

Irregularidades afectaron capacidad constructiva del IDR


Las irregularidades económicas que se encontraron en el Instituto de Desarrollo Rural (IDR) han afectado directamente los proyectos rurales que ejecuta esa institución, los cuales son de carácter estratégico para los nuevos ciclos agrícolas del país, dijo Álvaro Fiallos Oyanguren, nuevo titular del IDR.
Según Fiallos Oyanguren, además de haber malversaciones de fondos, la institución no cuenta con un presupuesto estatal para operar, es decir, se mantiene de “préstamos” o donaciones de fondos que realizan entidades y Organismos No Gubernamentales (ONG) que les apoyan.
Aún con esas dificultades y el mal estado en que se encontró a la institución, las nuevas autoridades del IDR aseguran que darán continuidad a los proyectos que están en ejecución, y en ese sentido dijo que “nosotros continuamos con la política que nos ha dado el presidente Daniel Ortega, de que los programas, sobre todo los del campo, deben continuar”.

Coordinación con alcaldías
Según Fiallos, es muy difícil continuar trabajando los proyectos con los problemas económicos que enfrenta la institución, sin embargo, asegura que laborarán con las alcaldías para determinar las prioridades de sus zonas.
Para el nuevo titular del IDR, la institución deberá tener mucho cuidado con la construcción caminos, ya que en algunos casos estas vías son construidas para lucro personal y no en beneficio de un determinado proyecto.
Por su parte, María Auxiliadora Briones, Directora Ejecutiva del IDR, afirmó que trabajarán para que la institución se convierta en una entidad que beneficie a los productores en la zona rural.
Briones destacó que la nueva administración tiene como reto mejorar los programas rurales ya implementados por la antigua administración, como la construcción de 44.8 kilómetros de caminos rurales para facilitar el acceso a las microplantas hidroeléctricas que está construyendo la Comisión Nacional de Energía (CNE).
La CNE, con el apoyo de la Unión Europea y del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), está llevando a cabo un programa de 10 pequeñas centrales hidroeléctricas en las zonas de Río Blanco, Waslala y Zelaya Central, destinadas a brindar energía eléctrica a zonas fuera del tendido eléctrico interconectado nacional.