Economía

Compañías se retiran por herencia nefasta en EPN

* Nuevo presidente de portuaria solicita auxilio para empresa * Requieren inversiones para facilitar tránsito de mercancías

Ervin Sánchez

Varias compañías navieras se retiraron de los puertos nicaragüenses ante las dificultades que atraviesan para poder atracar con prontitud, confirmó a EL NUEVO DIARIO Virgilio Silva, Presidente Ejecutivo de la Empresa Portuaria Nacional (EPN), quien urgió del Estado un préstamo para reparara, los equipos de las distintas administraciones portuarias del país y normalizar la atención.
Silva reiteró que si la Empresa Portuaria Nacional no obtiene un préstamo de emergencia el movimiento de mercancías por las terminales marítimas nacionales podría verse afectado por la situación de virtual quiebra en que se encuentra esa empresa estatal.
El funcionario explicó que la EPN requiere unos 77 millones de dólares para mejorar a mediano plazo la infraestructura de las terminales marítimas de Nicaragua y para además pagar las deudas de la empresa con organismos internacionales y otras entidades. Los adeudos ascienden a poco más de unos mil millones de Córdobas.
Según datos de la misma empresa, en Corinto se mueven mercancías de todo tipo por valor de 204 millones de dólares mensuales, y es este puerto el único rentable que existe en el país, sin embargo, podrían dejar de llegar varias empresas navieras a esa terminal marítima, si no se realizan las inversiones necesarias a la brevedad posible.
Virgilio Silva dijo que a tres días de haber asumido su cargo solicitó al gobierno entrante que apoye a la EPN dándole el aval para obtener un financiamiento por medio del cual se puedan equipar bien los puertos nacionales y que la carga siga fluyendo hacia ellos.
Navieras plantean problemas
Al respecto mencionó que representantes de varias líneas navieras se han comunicado con él para plantearle problemas de congestionamiento que han tenido en los puertos nacionales y que requieren mayores facilidades de atraque, carga y descarga.
Silva afirmó que ya se han ido algunas líneas navieras, como Is Logia, y que la empresa Vasalli les ha expresado su preocupación, y ha solicitado información sobre las posibilidades de superar esos escollos.
Destacó que los Vasalli pidieron a la administración anterior que resolviera esos problemas, pero no obtuvieron respuesta, pese a que les enviaron una serie de documentos.
Tomando en cuenta el carácter estratégico que tiene la empresa mencionada para el país y que la necesidad de que la carga no se siga yendo hacia otras naciones, el presidente ejecutivo de EPN expresó que requieren invertir en maquinaria y reparación de equipos, como cargadores frontales que están en malas condiciones, para dar mejor servicio a las líneas navieras.
Silva agregó que la próxima semana se reunirá con representantes de varias líneas navieras en Managua o en la portuaria de Corinto, para conversar sobre las posibilidades de mejorar el servicio portuario, al tiempo que dijo que entre las empresas de transporte marítimo hay anuencia para colaborar con la EPN.
Por el momento estamos alquilando en Corinto un cargador frontal, por el cual ya hemos pagado 80 mil dólares, expresó Silva, quien a la vez explicó que una cargadora frontal existente en El Rama y otra en Corinto están paralizadas desde la administración Fiallos por falta de llantas.
Virgilio Silva señaló que la empresa tiene para pagar la planilla, pero no para invertir en renovación o reparación de equipos, lo que provocará que la carga se vaya a puertos de otros países y se vean afectadas las exportaciones e importaciones del país, las que se mueven principalmente por Corinto.
Aseguró Silva que si la empresa obtiene financiamiento a largo plazo para reequipar la empresa, la EPN saldrá a flote al menos en tres años.
Entre tanto, Fernando Malespín, Director de Transporte Acuático del Ministerio de Transporte e Infraestructura (MTI) manifestó que seguramente el gobierno no dejará que el sistema portuario del país colapse, considerando la posibilidad de que las deudas del EPN sean asumidas por el Estado para ayudar a rescatar y desarrollar los puertos.
Aunque admitió que aún no se ha reunido con el presidente de la Empresa Portuaria Nacional, el gobierno buscará cómo apoyar a esa empresa para que los puertos del país no dejen de ser atractivos, con tarifas adecuadas para ser competitivos con relación a las otras terminales marítimas del área.
Por su lado el empresario Pedro Blandón Moreno dijo que si bien la EPN requiere mejorar la infraestructura portuaria para dar mejores servicios, no cree que la presente crisis les vaya a afectar en el tráfico de mercancías de exportación o de importación, dado que manifestó que aunque varios de esos equipos ya están obsoletos, continúan trabajando, así como las empresas de estibadores.