Economía

Investigan potencial de la RAAS en biodisel


Gustavo Alvarez

El Consejo de Gobierno de la Región Autónoma del Atlántico Sur (RAAS) brindará su apoyo a un estudio socieconómico que se llevará a cabo en el municipio de El Tortuguero, para determinar la potencialidad que tiene la zona para el cultivo de palma africana y la producción de biodiesel, informó el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA).
A través de una nota de prensa, el IICA informó que la presidenta de dicho Consejo Regional, Lourdes Aguilar, anunció su apoyo a la realización de dicho estudio, que permitirá no sólo determinar el potencial productivo de la palma africana, sino también de otros cultivos.
El estudio lo llevaría a cabo el IICA, y los investigadores de la institución se reunirán el próximo martes en Bluefields con las principales autoridades de la RAAS, para presentarles la propuesta del Plan Nacional de Producción de biocombustibles y el estudio que llevarán a cabo en El Tortuguero.
El análisis que se realizará en El Tortuguero es financiado por la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA) e incluirá análisis agro- socioeconómicos y ambientales del municipio, que determinarán la viabilidad de cultivar palma africana en el lugar.
Según los especialistas del IICA, el municipio de El Tortuguero tiene potencial para cultivar cerca de 100 mil manzanas de palma africana, el cultivo de mayor rendimiento en la producción de biodisel.
La zona es inaccesible por tierra, porque carece de carreteras y posee una población de 14 mil habitantes que sobreviven de la agricultura y la ganadería familiar.
En la reunión que sostuvo con representantes del IICA, el vicepresidente del Consejo Regional de la RAAS,
Rayfield Hodgson, mencionó los problemas que tienen en cuanto a infraestructura vial, energía, vivienda, educación y salud en la Costa Atlántica, que evita el poder desarrollar programas agroindustriales.
No obstante, consideró que se deben unificar los esfuerzos para llevar a cabo el proyecto.
Hodgson reveló a los miembros del IICA que ha sostenido conversaciones con inversionistas de China Continental, quienes supuestamente le han ofrecido financiamiento y tecnología para la producción del biocombustible.

Hasta dos millones de hectáreas
“En el Plan Nacional de Biocombustibles propuesto por el IICA y el Mag-For, la Costa Atlántica aparece como el territorio natural para cultivar palma africana, debido a sus características agroecológicas de trópico húmedo y a la urgencia de reforestar con este cultivo por lo menos una quinta parte de casi un millón de hectáreas de bosques nativos arrasados por la deforestación”, señala una información de la institución.
Nicaragua produce, desde hace 15 años, la palma africana para la producción de aceite, pero ante la tendencia alcista que ha venido experimentando el petróleo a nivel internacional se ha despertado el interés por cambiar a la producción de biodisel.
Además de la Costa
Atlántica, existe también cultivo de palma africana en Río San Juan, donde también se está experimentando con el biodiesel.
En declaraciones recientes a EL NUEVO DIARIO, el representante del IICA en Nicaragua, Gerardo Escudero, dijo que el país tiene un potencial de cultivo de la palma africana de dos millones de hectáreas y podría llegar a colocarse entre el segundo y el quinto mayor productor de biodisel del mundo, por debajo de Malasia, que cultiva cuatro millones de hectáreas de la planta.
Sin embargo, las inversiones que se requieren para llegar a cultivar esa cantidad de tierras son multimillonarias, por lo que se iniciaría con un área mucho más pequeña.
Con base en investigaciones de campo, el IICA ha determinado que con la siembra de 167 mil hectáreas de palma africana, Nicaragua puede llegar a sustituir toda la importación de diesel.
El objetivo principal del programa de producción de biocombustibles es reducir gradualmente la dependencia de las importaciones petroleras, las cuales superan los 600 millones de dólares al año.