Economía

Flor de Caña busca nuevos mercados


El Nuevo Herald
En poco más de un siglo, la familia Pellas ha logró sobrepasar las fronteras de un pequeñito pueblo nicaragüense llamado Chichigalpa, muy conocido en el país centroamericano por estar su nombre vinculado a la producción de azúcar y ron, para colocar y sostener sus bebidas espirituosas en un lugar preferente en el competitivo mercado internacional.
No hace mucho, el Ron Flor de Caña, el más prestigioso de Nicaragua, volvió a ganar galardones en una competencia internacional de bebidas espirituosas en Chicago. El Ron Flor de Caña Centenario de Oro, de 18 años de añejamiento, se llevó el oro en el International Review of Spirits de 2006, con una calificación de 94 puntos, sólo un punto menos que el Inner Circle ‘’General Manager Reserve’’ Green Dot Rum, de Australia.
Dos medallas más de oro recayeron en sus rones Centenario de 21 años y Centenario de 12 años. Una de plata fue para el Gran Reserva de siete años.
Esta bebida de caña es producida por la Compañía Licorera de Nicaragua S.A. (Clnsa), fundada por la familia Pellas en 1890. Y hoy forma parte del conglomerado empresarial controlado por el Grupo Pellas, con intereses en variadas actividades económicas, desde distribución de vehículos y servicios financieros hasta un ingenio azucarero y cervecería. Además, hace mucho que el grupo privado realiza buena parte de sus operaciones fuera del país centroamericano, aunque obvia dar detalles de sus ingresos.
Setenta y dos distinciones
A lo largo de su historia, la marca ha recibido más de 72 distinciones y sus impulsores se enorgullecen de que sea uno de los rones más galardonados internacionalmente. En marzo de este año el Flor de Caña Centenario de 18 años había ganado otra medalla de oro en el certamen anual de International Wine and Spirits, en Londres.
‘’Es un gran orgullo recibir todos estos premios’’, dijo Robert Collins, el director de Rum Marketing Internacional Ltd. (Rummi), la división en Miami de Licorera de Nicaragua. La Clnsa ha estado en el mercado estadounidense desde 1992, pero lanzó en 1999 su mayor ofensiva comercial en Miami, al instalar en esta ciudad una oficina permanente para promocionar su ron, “que es el resultado de un proceso natural y de lento añejamiento”, explicó Collins.
En los últimos siete años la principal misión de Collins ha sido ganar más cuota en el mercado floridano, algo que, aseguró en su oficina en Dadeland Boulevard, ha podido lograr gracias a la aceptación de Flor de Caña entre los consumidores hispanos y anglosajones por igual.
“Hemos lanzado al mercado una marca que está establecida como Premium y Super Premium, que son los máximos niveles de calidad en el mercado’’, afirmó Collins. “La nuestra es una destilería que obtuvo la Certificación ISO 9001 por sus sistemas de calidad y Flor de Caña es el único ron con esas credenciales en el mundo’’, comentó.
Otros factores también han ayudado. Flor de Caña es el ron importado líder en Centroamérica, tiene presencia en más de 40 países y se ha ganado un lugar en Estados Unidos, gracias a que es importado por Shaw-Ross, una filial de Southern Wines and Spirits. Es con estas armas que ha entrado a competir contra su principal rival, la compañía Bacardí, cuyo ron es el de más consumo en EU.