Economía

Nicaragua muy lejos de ser competitiva


Nicaragua aparece en la posición número 95 del Índice de Competitividad Global realizado este año entre 125 naciones del mundo por el Foro Económico Mundial, WEF. El índice fue presentado ayer por medio de videoconferencia en el local del Instituto Centroamericano de Empresas (Incae), ubicado en la Carretera Sur.
Este año, el informe analiza la competitividad de 125 naciones alrededor del mundo, basándose en más de 100 indicadores, los que incluyen cifras oficiales provenientes de diversas fuentes internacionales e información de encuestas de opinión a líderes en cada país, señala un informe del Incae.
Desde hace diez años el Centro Latinoamericano para la Competitividad y el Desarrollo Sostenible (Clacds) de Incae Business School contribuyen en la elaboración del Informe de Competitividad Global del Foro Económico Mundial, WEF. El Informe presenta dos índices, el Índice de Competitividad Global (ICG) y el Índice de Competitividad de los Negocios (ICN).
De acuerdo con los resultados generales del estudio, Nicaragua mantiene su posición con relación al año pasado y sólo sale comparativamente bien en los temas de salud y educación primaria, pero presenta grandes desventajas en todos los demás tópicos, principalmente en los institucionales, de infraestructura, de sofisticación empresarial e innovación, por lo tanto, aparece en el sitio 95 del Índice de Competitividad Global.
En América Latina sólo supera a Bolivia y a Paraguay, pero, según el Índice de Competitividad, en los negocios esta nación aparece en el puesto 102, superando en América Latina sólo a Ecuador, Honduras, Bolivia y Paraguay.
Nicaragua es uno de los países latinoamericanos con la necesidad de reformas de mayor impacto para mejorar su competitividad, pero destacan el tipo de cambio real efectivo y un déficit fiscal controlado, además resaltan positivamente la flexibilidad salarial, las prácticas de contratación y despido, y el número de procedimientos necesarios para formalizar una nueva empresa.
De acuerdo con el informe, Nicaragua requiere elevar el nivel de competitividad, desventaja que incluye necesidad de mejoras en la calidad de las instituciones, el desarrollo de infraestructura, en el estado de la salud y la participación en la educación primaria, según Luis Reyes, Investigador del Clacds/Incae.
En el tema de instituciones resalta la poca independencia judicial en el país (posición 124 y la percepción general es que los oficiales de gobierno favorecen a empresas o individuos en la realización de políticas o en el otorgamiento de contratos, tema en el que el país ocupa la posición (94).
Baja confianza en políticos
Señala el informe que hay un bajo nivel de confianza en los políticos, una mala percepción de la calidad del gasto público y, por los desvíos de fondos, baja percepción del respeto a los derechos de propiedad, que ubican al país en el cuarto inferior en estos indicadores.
También afectan al país la baja tasa nacional de ahorros, la deuda del gobierno y la alta inflación (9.6%), mientras que la falta de infraestructura, la mala calidad del suministro eléctrico y la poca penetración de telefonía fija son temas urgentes de atender, así como los problemas de salud.
Nicaragua también tiene desventajas para su posición competitiva en la baja calidad del sistema educativo, según el informe, en el cual ocupa la posición 103, en tanto que se observan desventajas en la penetración de computadores personales, poca inversión extranjera directa y poca transferencia tecnológica, así como rezagos en innovación y poca protección a la propiedad intelectual.
Hay retos urgentes para lograr mayor eficiencia del marco legal, disminución de las barreras comerciales, crear un mejor clima para estimular la competencia local, además se destaca la dificultad para acceder a préstamos, la escasa disponibilidad de capital de riesgo y la baja importancia del mercado local de acciones.